El cobro del ISAI en el otorgamiento de poderes

Francesco Carnelutti escribió que el legislador puede hacer sus leyes como quiera. Pero no puede querer que sean buenas las leyes defectuosas ni que las leyes defectuosas sirvan a su propósito.  
La cita viene al caso porque en el vigente Código Financiero para los municipios de Coahuila, se grava con el Impuesto Sobre Adquisición de Inmuebles (ISAI) el otorgamiento de poderes irrevocables para celebrar actos de dominio sobre inmuebles. Tributo que forma parte de la Ley de Ingresos 2014 de Torreón.
Eso es un atentado contra la racionalidad y coherencia que deben de imperar en los sistemas de normas que coordinadas entre si y subordinadas a una superior  reglamentan cada uno de los impuestos.
Los elementos de los impuestos son el objeto, el sujeto, la base y la tasa. De conformidad con el Código Financiero, tratándose del ISAI la norma principal, a la cual están subordinadas las demás, es el art. 49 que dispone que el objeto del ISAI es la adquisición de inmuebles; así como los derechos relacionados con los mismos.
Racionalmente sólo deberían de causar el ISAI la adquisición de derechos reales sobre inmuebles. Sin embargo, el Código Financiero en el art. 50 dice que se entenderán como formas de adquisición los actos previstos en sus trece apartados; y en el segundo incluye el otorgamiento ante notario de poderes irrevocables para actos de dominio sobre inmuebles.
El otorgamiento de poderes irrevocables no es una forma de adquisición, máxime  que el poder no existe en el Código Civil. Existe el contrato de mandato por el cual el mandatario se obliga a ejecutar por cuenta y a nombre del mandante los actos jurídicos que este, el mandante, le encargue; y los irrevocables no pueden revocarse por el mandante ni renunciados por el mandatario, cuando se otorguen como condición de un contrato bilateral, o como medio para cumplir una obligación contraída con anterioridad; ni cuando se otorguen para un asunto determinado, aún cuando no constituyan una condición de un contrato bilateral, o no sean medio para cumplir una obligación anterior.
Así, pues, el otorgamiento de poderes irrevocables sólo debería de causar el ISAI cuando se otorguen en una promesa o en un contrato privado de compraventa a favor del adquirente. En la inteligencia que dichos contratos lo causarán por la adquisición y no por otorgamiento del poder. En los demás casos la adquisición no existirá hasta en tanto no se celebre el contrato definitivo en el que se transmitan y adquieran derechos reales y sólo entonces se causará el ISAI.


ciher57@hotmail.com