El bullying ante la Ley

Es un acto ilícito hacer lo que está legalmente prohibido; también es ilícito no hacer aquello que se tiene la obligación legal de hacer. Los ilícitos pueden ser civiles, penales; o estar sancionados por ambos derechos. Para que un ilícito sea delito penal se requiere que esté previsto castigar al responsable con una pena privativa de la libertad. Cometen ilícitos civiles y penales quienes causan daños a la vida, salud, libertad, seguridad, patrimonio,  integridad, honor, reputación o a la vida íntima de las personas.El Código Civil prevé y sanciona esas conductas en el capítulo de los derechos de la personalidad y en el de los ilícitos civiles. El Código Penal tipifica como delitos el homicidio, la lesión, la privación de la libertad, las amenazas, la violación y los atentados al pudor, la trasgresión al honor y la intimidad personal o familiar; así como los daños patrimoniales y morales. Ahora bien, el bullying es el abuso de la fuerza física o psicológica para dañar a otros en sus personas o bienes, para humillarlos e intimidarlos. Naturalmente, quienes hacen bullying cometen uno o más de los hechos que el derecho civil califica como ilícitos y el derecho penal como delitos. En ese escenario debe de analizarse la situación jurídica de los menores ante el bulling;  y no pretender  que no están  obligados civilmente a la  reparación de los daños y perjuicios; y que son penalmente inimputables. El Código Civil dispone que el menor de 18 años que cause un daño deberá de repararlo y los obligados a pagar son quienes ejerzan la patria potestad o la tutela; o, bien, los directores de internados, colegios, talleres y maestros cuando los menores causen los daños durante el tiempo que estén bajo su cuidado. El Código  incluye el pago del daño moral que es la afectación causada en los sentimientos, afectos, creencias u honor de la victima.En el ámbito penal, acatando lo dispuesto por el art. 18 constitucional, las entidades federativas han establecido la justicia penal para adolescentes, o sea  quienes tengan entre 12 años y menos de dieciocho años de edad. Así los adolescentes que al realizar acciones de bullying cometan un delito deberán de ser sancionados de conformidad con la ley de adolescentes del lugar. En cambio los menores de 12 años son penalmente inimputables, sólo serán sujetos de rehabilitación y asistencia social. Pero, insisto,  según el caso, los padres, tutores, directores, maestros o jefes de menores, cualquiera que sea su edad, serán responsables de pagar los daños que los menores ocasionen durante el tiempo que estén bajo su cuidado.