La banalidad del mal

Génesis: Jehová Dios mandó al hombre diciendo: de todo árbol del huerto comerás; mas del árbol de ciencia del bien y del mal no comerás; porque el día que comieres, morirás. La serpiente dijo a Eva: no moriréis; mas sabe Dios que el día que comiereis, serán abiertos vuestros ojos, y seréis como dioses sabiendo el bien y el mal.

La cita ilustra que el conocimiento innato del bien y del mal estructura el pensamiento y la conducta individual y social. De manera, que la diferencia entre el hombre y los animales es la facultad de distinguir y optar por el bien o el mal. Por eso entendemos que el mal es un acto volitivo, resultado de unmotivo específico.

Pero cada vez hay más maldad sin motivación suficiente, sin premeditación y, lo peor, sin pensar en el daño que se hace. De esa reprobable naturaleza es el conmovedor caso, ocurrido hace pocos días en nuestra ciudad,  del inocente niño que fue encerrado por dos menores en la casa de ellas junto a un perro que le destrozó una pierna.

Una de las niñas tiene o va a cumplir 12 años por lo que ya debe distinguir entre el bien y el mal; pero es seguro que haya actuado sin pensarlo  y sólo por dañar sin motivo ni propósito, de cualquier modo deberá de ser severamente castigada.Pero su conducta es, además, una alarma sobre los niveles de descomposición moral que mina la cohesión y solidaridad indispensables para la vida en comunidad.

A eso HannaArendt llama la banalidad del mal. Ella explica que comúnmente se cree que la maldad es algo demoniaco producido por la soberbia, la envidia, el odio o la codicia que llevan a planear y ejecutar una acción maligna. Pero que cuando asistió al proceso de Eichmann, le impresionó la superficialidad del acusado y su incapacidad para pensar; y se dio cuenta que es posible obrar mal sin pensarlo y sin motivos.

Arendt agrega que la ausencia de pensamiento es común en nuestra vida cotidiana por falta de tiempo y disposición de pensar.

¿A qué grado la falta de valores, la exposición a la violencia, la delincuencia como aspiración de vida, la corrupción y la impunidad están atrofiando la capacidad de pensar y provocando la pérdida de la conciencia del bien y el mal?