Predestinación social y globalización

Siempre han existido las ansias de establecer un gobierno global anónimo y de organizar a la población en rígidas estructuras mecánicas, en las que cada uno desempeñe el papel asignado y no desee el trabajo ni el destino ajeno. Son ejemplos notorios, cada uno a su manera, el Imperio Romano, la Iglesia Católica, la URSS y los EEUU.

Aldous Huxley en Un Mundo Felizexpone los extremos del control de la vida. Trasciende el género utópico y profetiza la globalización moderna, cuyas características son un gobierno inaprensible, la predestinación genética y el posterior acondicionamiento cultural para servir a la estructura social predeterminada.

Al inicio del libro se lee: “Centro de Incubación y Acondicionamiento de la Central de Londres. Comunidad, Identidad, Estabilidad: Divisa del Estado Mundial”.Ahí se fecundan artificialmente los óvulos y se eligen a los alfas y betas, hombres y mujeres superiores; y a los seres inferiores gammas, deltas y épsilonescreados en series de grupos uniformes para trabajospreviamente dispuestos. La vida natural no asimilada a la civilización está confinada en reservas para salvajes.

El director del Centro dice: “El fin de todo acondicionamiento es hacer que cada uno ame su destino social ineludible, ese es el instrumento de la estabilidad social. El secreto de la felicidad y la virtud es amar lo que es obligación hacer”.

El gran gobierno que ahora existe, visible en el Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial y la Reserva Federal de EEUU, instituciones que velan la identidad y propósitos de los empresarios globales, trabajan en la organización artificial y mecánica de la humanidad imponiendo,en un neocolonialismo, el predominio de sus intereses, leyes y costumbres sobre las naciones dominadas.

Los pueblos sometidos a la globalización deben acatar lasleyes internacionales que debilitansus soberanías. Al interior la población se estructura en la minoría privilegiada relacionada con el capital internacional, la débil clase media y la gran masa de olvidados y segregados. A todos se acondiciona para aceptar como superiores el tipo físico, la conducta y la moda anglosajonas y para considerar inferior lo autóctono.

Debe detenerse el avasallamiento de la globalización y su predestinación socialpara que prevalezcan el derecho de los pueblos a la independencia, a la colaboración en vez del sometimiento; y el derecho humano a la igualdad de oportunidades reales para la superación y la movilidad social.