El Estado de la Laguna

Es difícil opinar acerca de la formación del Estado de la Laguna. Es cierto que, ante la lamentable situación socioeconómica de la comarca, la formación se antoja deseable y justificada, pero la reflexión objetiva es indispensable para juzgar las posibilidades reales de la existencia y el éxito. La formación de nuevos estados está prevista por el art. 73, fracción III, de la Constitución Federal. Aplicándolo a La Laguna los requisitos son: Que las fracciones que lo pidan tengan 120,000 habitantes cuando menos y los elementos suficientes para su existencia; que sean oídas las legislaturas de Coahuila y Durango y el presidente de la república; que las dos terceras partes del Congreso Federal aprueben la formación y la ratifique la mayoría de los congresos estatales; pero sí Coahuila y Durango no dieran su consentimiento se requeriría la ratificación por las dos terceras partes de  de los congresos estatales. La formación del Estado de la Laguna puede equipararse a una balcanización que es la fragmentación de un Estado en otros más pequeños; la palabra surgió de la división de Yugoslavia en nuevos estados. También se aplica a la descolonización e independencia de territorios africanos; en cuyo caso la balcanización fue determinada por las potencias coloniales porque debilitaba económicamente a los antiguos y a los nuevos estados; y las potencias encontraron un nuevo medio para perpetuar el colonialismo. Así, pues, la formación del Estado de la Laguna plantea lo siguiente: ¿Quiénes pueden pedir la creación? En una república representativa, como México, el pueblo actúa a través de sus representantes por lo que es dudoso que la población tenga el derecho y acción para pedir la creación; en todo caso correspondería a los representantes, esto es a los gobernadores, diputados o presidentes municipales, la Constitución no lo precisa. ¿A cuánto ascenderían los gastos para la creación y funcionamiento del gobierno e instituciones de La Laguna; y quién los pagaría?  ¿Tendría La Laguna  la producción de bienes y servicios, la recaudación de impuestos propios y las participaciones federales suficientes para su existencia y desarrollo?Sólo con las respuestas técnicas sería posible tener una opinión fundada a cerca de la posibilidad y conveniencia de crear el Estado de la Laguna y la seguridad que no sería la causa de la existencia de tres estados pobres: Coahuila, Durango y La Laguna.