Acciones de Gobierno

En el actual ayuntamiento sobre salen la coordinación para combatir la delincuencia organizada yla planeación, aún no puesta en práctica, del desarrollo urbano. Sin embargo, siguen relegadas las acciones de gobierno que Torreón reclama para llegar a ser una ciudad integralmente segura, ordenada y limpia.

La tarea primordial del gobierno es la protección de la vida, la salud y los bienes de los habitantes. Pero eso no es suficiente para la armonía comunitaria y la consecución de los fines individuales y sociales.

También sonindispensables las acciones de gobiernotendientes a que los  ciudadanos ajusten sus conductas a la reglamentación municipal.La infracción de los reglamentos y la impunidad son las causas principales del desorden social; y este es siempre una invitación abierta a la proliferación de hechos irregulares, unaamenaza continua e inminente a la integridad física de las personas y un obstáculo para el progreso; además,las infracciones causan gastos que la ciudadanía paga. 

Desgraciadamente, lasviolaciones flagrantes e impunes por parte de los ciudadanos y la indolencia de las autoridades son una práctica constante que deteriora la calidad de vida, el valor de la ciudady socava el principio de autoridad.

Los reglamentos por sísolos no son suficientes para regular la conducta, es menester la formación cívica y, en su caso, que las autoridades impongan el cumplimiento coactivo de las normas. Es una contradicción que todas las actividades estén reglamentadas y ninguno de los reglamentos se cumpla cabalmente.

Por esoes urgente que la autoridad municipalprevenga la comisión de delitos del fuero común, ordene y modernice el transporte público, haga cumplir de manera irrestricta las normas de tránsito, y rescate de manera inmediata y real las calles y banquetas ilegalmente destruidas y privatizadas para estacionamientos, comercios y gasolineras.

Es tiempo que los gobernantes dejen de actuar pensando en que la permisividad compra los votos de quienes obtienen ventajas o ganancias de la violación sistemática  de lanormatividad, y apliquen acciones de gobierno para que se cumplan las leyes como condición indispensable para la convivencia.

Esas acciones, más que recursos materiales, necesitan voluntad y entereza.

Pero, también, es necesario que la sociedad civil repudie todas las formas de comportamiento abusivo. Sólo con el binomio conformado por las acciones de gobierno y el rechazo social al desorden podremos transitar a una ciudad segura, ordenada y limpia.