Itinerario político

¡Insultante...! Pagarán a vándalos del #1D

Como recuerdan, el 1 de diciembre de 2012 —en la toma de posesión de Enrique Peña Nieto—, grupos extremistas vandalizaron en el centro de la Ciudad de México.

Lanzaron explosivos contra oficinas públicas, destruyeron propiedad privada y patrimonio histórico; prendieron fuego a policías y otros uniformados terminaron hospitalizados.

En la refriega se detuvo a un centenar de "anarquistas" —jóvenes intoxicados, azuzados y pagados por grupos políticos—, a quienes policías debieron perseguir, desarmar de sus equipos para vandalizar y someter.

A nadie importaron los policías quemados, lesionados —algunos incluso incapacitados—, y en cambio menudearon "organizaciones civiles" en defensa de "los muchachos reprimidos", porque los policías —que no portaban ni una resortera—, "los jalonearon" y usaron "fuerza excesiva" contra anarquistas armados con un kit —literalmente—, para matar.

Los "anarquistas" no mostraban lesiones graves, sino escoriaciones menores, propias del jaloneo para someterlos. Aún así, la CDHDF —que preside Perla Gómez— recomendó al gobierno de Miguel Mancera indemnizar a 100 vándalos a quienes habrían violado sus derechos humanos.

Es decir, según Perla, los vándalos debieron ser detenidos con algodones, ramos de flores, mientras los policías suplicaban de rodillas que se rindieran. Y como eso no ocurrió, entonces violaron sus derechos humanos.

Pero lo insultante es que el gobierno de Mancera —a quien la CDHDF tiene de rodillas— indemnizará a 30 vándalos, a los que en ceremonia privada pedirá perdón. Y, claro, la siempre transparente CDHDF se negó a revelar el monto de la indemnización y —sobre todo— cuánto de ese dinero caeráen los bolsillos de Perla Gómez.

Y es que igual que en la también corrupta CNDH, en la CDHDF se vive el reino de la corruptela. Como aquí documentamos, al llegar al cargo, Perla Gómez despidió a casi 200 empleados y llevó a parientes, amigos y muy cuates.

La señora Gómez tiene 21 choferes, ayudantes y ujieres personalísimos, con salario de 25 mil pesos, mientras que en frecuentes fiestas gasta, por ejemplo, hasta 500 mil pesos en una taquiza.

El negocio del vandalismo. ¿Y la justicia? ¡Que se joda!

Al tiempo.

EN EL CAMINO

Por cierto. ¿A quien importó el policía muerto en Tlalpan y su familia? Derechos humanos convertidos en rapiña y doble moral.