Itinerario político

¡A la lona López Obrador! Tabasqueños lo repudian

En respuesta a Manlio Fabio Beltrones —quien dijo que AMLO era un vividor de la política, deshonesto y charlatán—, López Obrador fanfarroneó con un clásico: "la tercera es la vencida", en alusión a su aspiración presidencial.

Sin embargo, de poco sirvió —en los hechos— la premonición de López Obrador. En la elección extraordinaria del municipio de Centro, en Tabasco, la juventud del candidato del PRD, junto con los tabasqueños, mandó a la lona a AMLO, a su viejo discurso de odio y al candidato de Morena a alcalde de la capital tabasqueña, Octavio Romero.

Pero en Tabasco no solo fueron vencidos Romero y Morena, sino que la derrota más escandalosa fue de López Obrador, otrora "hijo pródigo", cuya presencia y discurso ya resultan rancios y obsoletos frente a una propuesta electoral joven y coherente, como la de Gaudiano Rovirosa, nieto del ex gobernador priista Leandro Rovirosa Guade.

Además, el joven candidato del PRD —de discurso fresco y moderno— aplastó la intensa campaña que en ese municipio hicieron los precandidatos presidenciales Roberto Madrazo y AMLO; también derrotó a ex gobernadores de Tabasco como Andrade y Madrazo, y al otrora poderoso ex jefe de Gobierno del DF, quien en el mes de campaña oficial realizó proselitismo el 2, 15, 16, 22, 23, 29 de febrero y el 1, 8 y 9 de marzo. Nada le sirvió. Lo repudiaron.

A pesar del intenso proselitismo de AMLO, el partido Morena y su candidato cayeron al tercer lugar. Más aún, fue tan grosera la campaña de López Obrador en Tabasco —con derroche en promoción—, que difundió mensajes de proselitismo presidencial disfrazados de propaganda municipal.

En todo el municipio de Centro se difundió, casa por casa, un volante con la imagen de AMLO con la leyenda siguiente: "El gobierno de Arturo Núñez y el de Peña Nieto se pusieron de acuerdo para aplastarnos y hacer creer en todo el país que si en mi estado nos derrotaban, nada íbamos a lograr en las elecciones presidenciales de 2018. Ya sé que cuento con tu respaldo para 2018, pero antes de esa cita con la historia te pido que nos apoyes. Es muy importante que triunfemos en la próxima elección extraordinaria para presidente municipal del Centro, a cambio te expreso que jamás traicionaré tu confianza". Nada sirvió.

En efecto, en Tabasco el PRD aplastó a Morena, a López Obrador y a su candidato Octavio Romero. Pero lo más importante es que en esa elección municipal mostró el paradigma de jóvenes preparados frente a políticos rancios; choque generacional que podría definir las elecciones de 2016, 2017 y, sobre todo, 2018.

Por lo pronto, el joven Gaudiano Rovirosa también mandó a la lona a lo más viejo del PRI en Tabasco. Y es que en una jugada perversa, López Obrador se robó el cascajo del PRI llamado Evaristo Hernández —al que pretendió purificar con su pase a Morena—, con la esperanza de trasladar a su partido la vieja estructura del tricolor. La maniobra tampoco resultó.

Pero acaso la mayor lección en las municipales de Tabasco es que aun con el intenso proselitismo de López Obrador, de Madrazo y del joven Gaudiano Rovirosa, solo votó 40 por ciento de los electores. Es decir, casi 60 por ciento de votantes mandaron al diablo a todos: partidos y políticos.

Repudio a AMLO, lección para 2018. Al tiempo.

EN EL CAMINO

Periscope en el cumpleaños de El Jefe Diego desató el odio de miles por la clase política y la intolerancia de otros tantos que aplauden el regreso a la Inquisición, la exhibición pública de los odiados, de los que piensan distinto, o creen en otro credo.