Itinerario político

¡Intelecto estupefacto!

No se sabe si es un problema de memoria o de soberbia.

Lo cierto es que llama poderosamente la atención que, al cuarto para las 12, un puñado del “intelecto mexicano” descubra estupefacto el talante autoritario y nada democrático del candidato presidencial de Morena.

Más. ¿Cuántos de los intelectuales que hoy se dicen aludidos porque López Obrador reprendió a uno de los suyos con un feo desprecio a la libertad de expresión han aplaudido las ocurrencias de AMLO, han festejado sus gracejadas y hasta han justificado sus afanes dictatoriales?

¿Cuántos de los que se dicen indignados por la ignorancia de AMLO sobre el liberalismo han justificado o callado los excesos retóricos de Obrador y hasta se han volteado para otro lado ante la terca realidad que lo confirma como un potencial Hugo Chávez y Nicolás Maduro?

¿De verdad, hasta hoy se dieron cuenta que Obrador es un autócrata, que no respeta y nunca respetará las reglas del juego electoral y menos los pilares democráticos? ¿Hasta hoy descubrieron que lo suyo no es la libertad de expresión y menos la de pensamiento?

¿De verdad el “intelecto mexicano” que hoy se dice estupefacto llegó a creer que en algún momento el señor Obrador había cambiado? ¿De verdad nunca habían visto y menos padecido el desprecio de AMLO por el pensamiento distinto, el odio que siembra y estimula contra el que disiente y lo cuestiona?

¿En serio, los intelectuales no sabían o no conocían de la profunda confusión que pregona en las plazas, al hacer creer a sus feligreses que encarna a un liberal, cuando lo suyo es el más trasnochado populismo?

¿No saben o no quieren saber muchos intelectuales mexicanos que el de LópezObrador ha sido, en las últimas décadas, el discurso de un “populista engañabobos” capaz de enamorar hasta a “los más pintados” con la fórmula infalible de despertar la codicia por rentables cargos públicos?

¿Cuántos de los “intelectuales” y periodistas que cuestionaron a AMLO por años, “han doblado las manos” y hoy son parte de su claque aplaudidora, motejada como “el intelecto orgánico de Morena”?   

¿Cuántos de los integrantes del “intelecto mexicano” que hoy se dice estupefacto —y cuántos periodistas, en general—, que solían cuestionar a AMLO hoy mudan su pensamiento crítico a posturas más cómodas para el tabasqueño, en prevención del clásico “¡no sea que en una de esas y gana!”.

¿Cuántos intelectuales y periodistas mexicanos, en general, se mueven en los meandros del poder para caer parados, sea que el ganador resulte el de Tabasco o el de Querétaro, a sabiendas de que Anaya padece de las mismas taras antidemocráticas que Andrés?

¿Y cuántos de los intelectuales que hoy se dicen indignados por la antidemocracia de AMLO “aprovecharán el viaje” y levantarán la mano para que el mesiánico de la política los vea y les quite el sambenito de pertenecer a la “mafia del poder”? 

Sin duda que resulta saludable para la zarandeada democracia mexicana que un puñado de sus intelectuales abra los ojos y grite al mundo que el más aventajado de los presidenciables mexicanos es un oportunista, sin más ideología que su enfermiza ambición por el poder.

Sin dudas que es alentador que una porción del intelecto mexicano decida sacudir la modorra y salir de su “zona de confort” para exhibir por lo menos una pizca del carácter mentiroso, populista y nada democrático del más aventajado de los aspirantes a la silla presidencial mexicana.

Pero también es cierto que la realidad –siempre impertinente y necia--, exhibe a no pocos de esos estupefactos intelectuales mexicanos tanto o más oportunistas que el propio López Obrador.

¿Cuántos, por lo bajo, desean y promueven la victoria de AMLO, en respuesta a que los gobiernos del PRI los excluyeron del cómodo papel de “intelectuales orgánicos”?

¿Cuántos aventaron la piedra —la financiaron y aplaudieron—, del bodrio conocido como El Bronco y luego del fracaso del feo experimento escondieron la mano y… hasta la cara?

¿Cuántos aplauden el adefesio democrático verdadera tara genética llamado alianza PAN-PRD en Chihuahua, que dio origen al gobierno fallido de Javier Corral? ¿Cuántos, incluso hoy que Chihuahua se desangra, siguen aplaudiendo la ineficacia y el engaño de Corral?

¿Cuántos del intelecto que se dice estupefacto por el autoritarismo de AMLO ya olvidaron que en Cuba y en Venezuela sus respectivos dictadores ya caminaron por el mismo camino que AMLO, con las mismas promesas de respeto a la prensa, la libertad de expresión, al libre mercado, la democracia… y al final engañaron a los intelectuales y periodistas que se dejaron engañar?

No, señores intelectuales, AMLO es el mismo de siempre.

¿No lo habían visto? ¡No mamen…!

Al tiempo.