Itinerario político

¿Todos contra Morena en CdMx?

Ocupados en la presidencial de 2018, los conocedores y expertos de la cosa político-electoral le han puesto poca atención al proceso de renovación de gobierno en la capital del país, en donde poco o nada tienen que hacer el PRI y el PAN.

Y es que —según todas las encuestas— Morena puntea incluso sobre el partido hegemónico en las últimas dos décadas: el PRD, que pudiera perder su bastión histórico de la capital del país.

Sin embargo —y a pesar de la ventaja en las encuestas—, Morena aún no tiene nada seguro y está muy lejos de alcanzar la calidad de partido invencible en el corazón del país. ¿Por qué?

Porque a causa de su papel estratégico para la elección presidencial, Ciudad de México no solo es “el más apetitoso botín” —luego de la presidencial misma— de la contienda electoral del año próximo, sino que se convirtió en una poderosa moneda de cambio para una eventual alianza entre PRD y PAN.

Es decir, si al final de cuentas los amarillos y los azules consiguen “transitar” positivamente en una alianza electoral para 2018, uno de los partidos pondrá el candidato presidencial y, el otro, el candidato a la Jefatura de Gobierno de CdMx.

De esa manera se conseguiría un reparto que tiene muchos elementos virtuosos, como las potenciales alianzas en otras ocho entidades del país —en las que también habrá elecciones en julio de 2018– y donde PAN y PRD pueden repetir sus alianzas ganadoras.

Pero esa es apenas una de las fórmulas a explorar por los opositores a la potente fuerza de Morena. La otra alternativa para derrotar al partido rojo puede salir de sus propias filas. ¿Por qué?

Porque son muchos los indicios de que “el dedo” de Morena favorecerá a la señora Claudia Sheinbaum, jefa delegacional de Tlalpan —y donde reina el huachicoleo—, quien ya trabaja en su campaña para convertirse en gobernadora de la capital.

Sin embargo, si se confirma la designación de Sheinbaum como candidata de Morena al Gobierno de CdMx, el rezagado Ricardo Monreal no se quedará quieto y apostará a que “una cuña del mismo palo” haga “el milagro” de derrotar a Morena en la capital mexicana.

¿Qué quiere decir lo anterior?

Casi nada, que ese animal político llamado Monreal —quien ha militado ya en cinco partidos: PRI, PRD, PT, MC y Morena— puede ser reclutado por una coalición de “todos unidos contra Morena” para derrotar precisamente a Morena.

Dicho de otro modo: “para que la cuña apriete, debe ser del mismo palo”.

Y es que los operadores políticos de Monreal —y hasta el propio zacatecano— han cabildeado y explorado todas las posibilidades para garantizar la victoria en la capital, con el patrocinio de distintos partidos. Y resulta que el llamado “fenómeno Monreal no es mal visto ni por PRI, PAN y PRD.

Es decir, si Monreal es relegado por Morena —y si se recuerda que el de Zacatecas es el precandidato más aventajado en las encuestas— sin mayor problema puede convocar a una alianza PRI, PAN y PRD para enfrentar y derrotar a Morena y a su candidata Sheinbaum en CdMx.

Para muchos parece impensable la posibilidad de una “traición política” de Monreal a Morena. Sin embargo, nadie debe olvidar que es —ante todo— un perfecto animal político —el estricto esquema aristotélico— y nunca ha tenido lealtad partidista cuando se trata de buscar una posición de poder. Por eso ha militado en cinco partidos distintos.

Pero hay más. Resulta que ese animal político de apelativo Monreal, ya olfateó el poder presidencial. Sabe que “el camino más corto entre dos puntos es la línea recta” y que —por tanto— el camino más corto a una candidatura presidencial se llama jefatura de Gobierno de CdMx.

Sabe que no tiene el tiempo a su favor y sabe que la de 2018 es la última oportunidad para seguir su ruta en dirección a Los Pinos. Y si en esa última oportunidad se le aparece un obstáculo llamado Morena, saltará ese obstáculo y seguirá su camino.

Dicho de otro modo, Monreal puede significar una victoria contundente para Morena en la capital o, en su caso, el mismo Monreal —acompañado de PRI, PAN y PRD— puede ser el verdugo de Morena en CdMx y posiblemente en la presidencial.

Y es que nadie debe olvidar que todo aquel que aspire a ocupar la silla presidencial tiene en Ciudad de México una potente reserva de votos que pueden hacer la diferencia entre el triunfo y la derrota.

Y Monreal —junto con su popularidad y su pragmatismo— pueden ser una pieza clave para quien decida apoyarlo en su ambición de ser jefe de Gobierno de la capital.

Al tiempo.