Itinerario político

¡Insólito! ¡AMLO, derrotado por el PRD!

La derrota será escandalosa. Tanto, que líderes de Morena ya preparan la utilería, la gritería y el engaño mediático para justificar el supuesto fraude en el Estado de México.

Y es que luego de la montaña de raterías cometidas por Delfina Gómez y luego del saqueo de Morena en el Estado de México, la debacle de los rojos parece “la crónica de una derrota anunciada”.

Pero no, contra lo que muchos suponen y contrario a lo que otros especulan, la Morena de AMLO y su candidata, Delfina Gómez, no serán derrotados por “la mafia del poder”, tampoco por el horrible PRI y menos por el alicaído PAN.

En el Estado de México el partido Morena y su candidata, Delfina Gómez, serán vencidos por el partido que por años fue escupido, sobajado, vapuleado y denigrado por el propio AMLO. Nos referimos al PRD, el partido que apenas hace meses era visto como el gran fracasado en las elecciones de 2017 y 2018.

Pero, sobre todo, Morena y Delfina serán derrotados por la nueva generación de políticos de la izquierda mexicana: por el joven y habilidoso Juan Zepeda, el candidato amarillo, quien no solo recuperó la esperanza en la verdadera izquierda sino que exhibió la decadencia política de Andrés Manuel López Obrador.

¿Decadencia de AMLO?

Sí, porque contrario a lo que suponen analistas bisoños, lo cierto es que López Obrador ofrece claras muestras de envejecimiento político. Y es que en el Estado de México quedó claro que se atrofiaron el olfato político de AMLO, su habilidad para ver y prever a futuro y, sobre todo, el pulso para la selección de candidatos. ¿Lo dudan?

Durante todo 2016 López Obrador demolió al PRD, a líderes amarillos y posibles aspirantes al gobierno mexiquense. Creyó que el PRD mexiquense estaba muerto y bien sepultado.

Por eso se negó, de manera sistemática, a una eventual alianza con PRD, PT y MC. Hoy se sabe que durante meses el PRD literalmente le rogó a López Obrador que pensara la conveniencia de una alianza en el Estado de México. La respuesta de Andrés Manuel fue la arrogancia y el insulto.  

Además, el dueño de Morena tampoco escuchó las voces que alertaban sobre el riesgo electoral de las raterías de Delfina Gómez; voces que incluso aparecen en el video de la imposición de Delfina. A pesar de todas esas voces, AMLO se empeñó en la imposición de una ex alcaldesa cuyos negativos eran evidentes. La única explicación de López Obrador fue: “Lo que diga mi dedito”.

Y, en efecto, el “dedito” se equivocó. Y es que a dos semanas de la elección mexiquense, un desesperado López Obrador suplica por una alianza y amenaza que si el PRD, PT y MC no respaldan a Delfina Gómez, en 2018 Morena no aceptará alianza alguna. Adelanta que volverá a perder.

Sin embargo, resultó contundente la respuesta de todos los otrora aliados de López Obrador. Y es que todos lo “mandaron al diablo”; empezando por Miguel Ángel Mancera, el jefe de gobierno de la CdMx y pasando por gobernadores del PRD como Graco Ramírez, Silvano Aureoles y Arturo Núñez, de Morelos, Michoacán y Tabasco, respectivamente.

Por su parte, el candidato del Partido del Trabajo en el Estado de México, Óscar González, dijo que no declinará y que los tiempos de negociar el Estado de México habían pasado. 

Pero el más contundente fue el candidato del PRD, Juan Zepeda, quien no solo negó toda posibilidad de declinación a favor de Delfina Gómez, sino que dijo que AMLO cometió muchos errores y que —por eso—, el 4 de junio Morena perderá como nadie lo hizo en décadas, Zepeda se enfrentó a López Obrador, “lo pendejeó” y exhibió que el “invencible mesías tropical” es un “gigante con pies de barro”.

Y es que Zepeda fue más allá y en carta pública le dijo a López Obrador que se equivocó de candidata, que menospreció a las otras izquierdas para empujar una alianza ganadora en 2017 y que aún así condiciona una alianza de última hora.

Pero el golpe definitivo —y que hizo reaparecer al “hombre verde de la política”, con toda su intolerancia y sus contradicciones—, vino de un inesperado anuncio de los jefes del PRD y del PAN, quienes convocaron de manera conjunta a la creación de un Frente Amplio Opositor para sacar al PRI de Los Pinos. Pero el mensaje realmente importante fue que ese Frente Opositor puede ser la tumba de AMLO y de Morena.

Por eso la virulenta reacción de López Obrador, quien insultó a toda la clase política y a todo el sistema de partidos. Todos son basura, menos Morena y, claro, AMLO.

Pero de vuelta a la pregunta principal. ¿Qué fue lo que pasó con Morena en el Estado de México?

La respuesta es elemental: los votos que hicieron crecer al candidato del PRD, Juan Zepeda, son los votos que perdió Delfina Gómez. Es decir, el PRD derrotó a AMLO.

Al tiempo.