Opinión

El reto de la izquierda y el PRD


La renuncia del Presidente del Partido de la Revolución Democrática (PRD) el pasado 16 de junio, abrió el proceso para elegir a la nueva dirigente del histórico partido de izquierda, quien enfrentará trascendentales decisiones para el futuro inmediato.

La historia del PRD se remonta a 1989, año de su fundación con figuras como Cuauhtémoc Cárdenas, Porfirio Muñoz Ledo e Ifigenia Martínez, quienes crearon la corriente democrática dentro del PRI, para después separarse del mismo e impulsar la candidatura del ingeniero Cárdenas a la presidencia de la República creando el frente democrático nacional al que se sumaron militantes históricos de la izquierda a nivel nacional como, Heberto Castillo y Gilberto Rincón entre otros; apoyado por el Partido Popular Socialista, el Partido del Frente Cardenista de Reconstrucción Nacional y el Partido Mexicano Socialista, además de importantes movimientos sociales. A partir de entonces, la izquierda se unificó como "marca". Es así que el 5 de mayo de 1989, el Partido Mexicano Socialista cede su registro al naciente Partido de la Revolución Democrática.

En el año 2000, paradójicamente con el triunfo de Fox y del PAN en la elección presidencial, el Ing. Cárdenas obtenía la victoria en el entonces Distrito Federal en donde el PRD sigue gobernando hasta la fecha pero con una fuerte presencia del partido de López Obrador.

En el 2006 con AMLO como candidato a la presidencia el PRD se convirtió en la segunda fuerza política en la Cámara de Diputados y la tercera en la de Senadores. Con la fundación de Morena y la salida de Andrés Manuel López Obrador y sus seguidores dentro del PRD, se provocó un cisma que pone en riesgo la supervivencia del partido. Eso las "tribus" perredistas lo saben pero a veces parece que solo les preocupa la "franquicia" y las jugosas prerrogativas electoreras por lo que se sienten más cómodos en la oposición, que como partido en el gobierno.

La prueba de esto fue la elección del 2015 para renovar la Cámara de Diputados y 2016 donde estuvieron en juego 12 gubernaturas, en este proceso el PRD fue "rebasado por la izquierda" y Morena se posicionó en estos estados como tercera fuerza política y como el principal opositor del régimen.

Las propuestas para presidir al PRD estaban entre Alejandra Barrales, ex secretaria de Educación Pública de la Ciudad de México y el senador Pablo Gómez. De acuerdo a las votaciones la ahora presidenta del PRD obtuvo 264 votos, mientras que su adversario 58. Con lo que las riendas del Partido las llevará Alejandra Barrales, quien ha sido senadora, diputada federal y legisladora de la Ciudad de México.

La tarea no es fácil, sobre todo cuando Pablo Gómez ha declarado "Hemos llegado al final del partido que surgió como el más independiente...A ver quién apaga la luz". El reto para la dirigencia perredista pasa por la elección del próximo año de gobernadores en la que el Estado de México se convertirá en la cereza del pastel para las oposiciones al PRI y al proyecto sucesorio del presidente Peña Nieto.