Opinión

La oligarquía española

Después de que la semana pasada hablábamos de la derrota del Partido Socialista Obrero Español (PSOE) en las elecciones autonómicas, donde el Partido Popular, volvió a ganar de la mano de Mariano Rajoy y dejando mal parado al Secretario General de los socialistas, Pedro Sánchez, éste ha dimitido a su cargo partidista.

Este sábado después de perder una votación interna, el Secretario General y dos veces candidato a presidir el gobierno español anunció su renuncia.

Su propuesta de celebrar de inmediato unas primarias para elegir al nuevo líder socialista, la que perdió 132 a 107, lo que sintió como una pérdida de legitimidad, por lo que de inmediato anunció: "Lo propuse para dirimir dos cuestiones: el liderazgo, y la investidura. Yo quería votar no a Rajoy y formar un gobierno alternativo a Mariano Rajoy y como dije si no prosperaba mi propuesta no podría administrar una decisión que no compartía. Desgraciadamente no ha salido vencedora mi propuesta y dimito"

La partida de Sánchez después de poco más de dos años al frente de los socialistas se da después de dos elecciones generales que no pudo consolidar un gobierno de coalición.

La postura del PSOE con Sánchez al frente fue de no permitir la investidura de Rajoy al frente del gobierno, por lo que España aún no cuenta con un Jefe de Gobierno. Recordemos que incluso Sánchez tuvo la oportunidad de conformar un gobierno de coalición con las otras fuerzas de izquierda como Podemos; sin embargo, la poca capacidad política y de negociación se evidenciaron al no ponerse de acuerdo ni con la izquierda española.

Después de la renuncia, la dirigencia del PSOE quedará en manos de una gestora que se encargará de llamar a elecciones para elegir a un nuevo dirigente; mientras que otra comisión analizará la opción de abstenerse en la ceremonia de investidura y con ello permitir la llegada de Rajoy al gobierno español, a lo que tanto se opuso Sánchez.

Parece ser que no sólo los ciudadanos quieren un gobierno estable, sino los mismos socialistas y puede que apoyen de alguna manera a que Rajoy quien ha triunfado en las urnas pueda llegar a dirigir a España en momentos tan difíciles para la Unión Europea.

De continuar de esta forma, el presidente de Asturias Javier Fernández, sería el encargado de presidir la comisión gestora que dirigirá el partido en la ceremonia de investidura y hasta la elección de un nuevo dirigente.

La democracia española tendrá que seguir a prueba, pues los responsables de conformar el gobierno piensan más en los intereses de grupo que en el interés general, con eso el bipartidismo pasó a la historia, por decisión de los electores pero las élites políticas insisten en mantener el status quo y ellos son al final de cuentas quien decide quién gobierna.