Opinión

Los objetivos de desarrollo del milenio

Fue en septiembre del año 2000 cuando la Declaración del Milenio fue aprobada por 189 países y firmada por 147 jefes de estado y de gobierno en la Cumbre del Milenio de las Naciones Unidas. Producto de dicha reunión fueron los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM), ocho ambiciosos proyectos que se intenta alcanzar para 2015 y son los siguientes:

La erradicación de la POBREZA extrema y HAMBRE, lograr la EDUCACION primaria universal, promover la IGUALDAD entre los géneros y la autonomía de la mujer, reducir la MORTALIDAD INFANTIL, mejorar la SALUD MATERNA, Combatir el VIH/SIDA, el paludismo y otras enfermedades, garantizar la sostenibilidad del MEDIO AMBIENTE, y establecer una ALIANZA MUNDIAL en pro del desarrollo.

El agravamiento de los conflictos y las migraciones, la crisis financiera internacional, el incremento del precio de los alimentos, el derroche, el enorme gasto en armamento, la falta de solidaridad de los pocos con los muchos, entre otros problemas mundiales, ponen en peligro el cumplimiento de estos objetivos.

México tiene el 62 por ciento de sus objetivos cumplidos, el 12,5 por ciento a cumplirse en el 2015; 18,7 por ciento con progreso insuficiente; un 5 por ciento con progreso estancado y deteriorado y un 1,2 por ciento con datos insuficientes.

En el balance de 2014 México podría alcanzar el 75 por ciento de las metas trazadas para el 2015, con la posibilidad de lograr un 95 por ciento. Entre los temas en los que nuestro país se encuentra rezagado es el referente a la emisión de dióxido de carbono, el incremento en la cobertura de bosques y selvas para evitar la tala clandestina, la atención y combate a enfermedades como el sarampión y la tuberculosis. Según el comité especializado del sistema de información sobre los ODM de la presidencia de la república, la tasa de crecimiento del producto interno bruto por persona ocupada, el incremento de niños menores de un año vacunados contra el sarampión y la incidencia de problemas de tuberculosis, son los indicadores que presentan un avance insuficiente.

Alcanzar los ODM exige una profunda revolución por la sostenibilidad, una remodelación del sistema productivo que apueste por la cooperación. La participación social también es importante, iniciativas como la denominada Campaña Pobreza Cero o las relacionadas con la ayuda al desarrollo, la cancelación de la deuda externa o la extensión de programas de microcréditos, pueden contribuir a la reducción de la exclusión social.

Aún hay retos importantes que consolidar y no se va a lograr solamente con acciones de gobierno unilaterales, sino también con políticas públicas incluyentes.

renesan4@hotmail.com