Opinión

El nuevo PRI y la sombra de Colosio

El fin de semana se llevó a cabo la XXXV Sesión Ordinaria del Consejo Nacional del Partido Revolucionario Institucional, en la cual los consejeros afinaron detalles para las elecciones que se llevarán a cabo el próximo año en diferentes estados, entre los que se encuentra Puebla.

Lo más trascendente, es que este instituto político se está abriendo a la sociedad, aceptando candidaturas ciudadanas como opciones para representar al PRI en el 2016.

A decir del secretario técnico del PRI, Joaquín Hendricks Díaz, el partido aceptará la postulación de la candidatura de un simpatizante "cuando su prestigio, fama pública y los estudios demoscópicos señalen que se encuentra en un nivel de reconocimiento y aceptación superior al de los militantes que aspiren el mismo cargo".

Así también se aprobaron nuevas formas de "blindarse" frente al crimen organizado, donde los candidatos aceptan: suscribir una carta compromiso mediante la que autoricen a este instituto político llevar a cabo una investigación sobre su situación patrimonial, fiscal, y o de entorno social. Autorizar que se realicen las pruebas y evaluaciones necesarias para acreditar que no han incurrido en conductas delictivas en relación con recursos de procedencia ilícita, que no tienen vínculos con la delincuencia organizada y que no son adictos al consumo de sustancias prohibidas por la ley.

Con estas acciones parece ser que el PRI quiere ponerse a la vanguardia de la democracia representativa, con propuestas ciudadanas que anteponen, la representación ciudadana a los grupos de interés, donde la equidad de género en las candidaturas sea primordial y gobernar a los ciudadanos con ciudadanos.

Hoy pareciera que el discurso de Luis Donaldo Colosio del 3 de septiembre de 1990, toma vigencia, cuando se refería a la reforma del PRI de aquella época y decía "Para realmente reformarnos teníamos que enfrentar nuestra propia conciencia y los señalamientos de la conciencia pública de los mexicanos". Decía también "en el futuro quien aspire a un puesto de elección popular, por nuestro partido, tendrá que someterse al juicio de la ciudadanía a la que aspira representar". Y al referirse a las prácticas clientelares y los grupos de poder, decía "o la política es de mayorías o no es política".

Esto lo veremos hasta la selección de los candidatos para el 2016 y ahora falta observar la respuesta ante este escenario de su aliado natural, el Partido Verde, que hasta donde se puede prever será el que ceda sus candidaturas debido a su poca estructura y presencia a nivel nacional, ya que los grupos de poder y sectores al interior del PRI y del sistema político, difícilmente cederán a la ciudadanización de sus espacios de representación.