Opinión

La nueva era cubana Parte II de II

La voluntad del presidente Obama ya está empeñada ante la comunidad internacional; sin embargo, establecer relaciones diplomáticas no significa el fin del bloqueo económico ni político.

El 17 de diciembre del año pasado, Barack Obama y Raúl Castro en una declaración sin precedentes, anunciaron el fin de las hostilidades y declararon el inicio de las relaciones diplomáticas, para disminuir los efectos del bloqueo y paulatinamente eliminarlo.

En caso de que esta medida se levante, los primeros cambios serían:

1.-Cuba ya no tendría la prohibición de acceder al mercado de Estados Unidos, tanto para adquirir mercancías, como para comercializar productos tradicionales de exportación como el azúcar, el ron, el tabaco y el níquel.

2.-La isla caribeña ya no tendría la imposibilidad de exportar servicios, algo que existe actualmente debido a las numerosas restricciones que impone el bloqueo, entre ellas las referidas a los viajes de los ciudadanos estadounidenses a Cuba, las comunicaciones y la transportación aérea y marítima.

3.-El pueblo de la mayor de las Antillas podría acceder a la tecnología de punta que poseen empresas estadounidenses.

4.-Cuba podría tener un mayor nivel de inversión extranjera, ya que se suprimiría la aplicación de sanciones y presiones a empresas extranjeras por parte del gobierno de Estados Unidos.

5.-El país caribeño ya no tendría necesidad de comprar alimentos ni medicinas en mercados lejanos, y habría un significativo descenso en los precios de seguros y fletes que se han incrementado a raíz del bloqueo.

La voluntad del presidente Obama ya está empeñada ante la comunidad internacional; sin embargo, establecer relaciones diplomáticas no significa el fin del bloqueo económico ni político, ahora es necesario que el Congreso de los Estados Unidos avale estas nuevas políticas a favor de Cuba. Se dice que Obama siguió la táctica del ex presidente Theodore Roosevelt, quien propuso la política del New Deal ante la crisis económica de EU y la política exterior del buen vecino, lo que requirió, entre otras acciones, de la abolición de la enmienda Platt, que en esa época se oponía a reconocer la soberanía de la isla. Obama impone una nueva era para las relaciones diplomáticas norteamericanas, con esto gana EU y gana Cuba.