Opinión

La estrategia Tamaulipas

Uno de los principales problemas que aquejan al país desde el sexenio pasado es el de la violencia, sobre todo en los estados del norte y en algunos como Michoacán. El cambio de administración y de partido en el gobierno federal tenía con esperanza a muchos mexicanos de que volviera la paz social. Sin embargo, desde la campaña esto nunca fue tema de debate, los aspectos de violencia, tráfico de drogas y de personas así como la extorsión por la delincuencia organizada fueron relegados y hoy sufrimos las consecuencias, ya que hasta el momento no se percibe una estrategia eficiente para resolver esta problemática.

La decisión de la administración pasada de llevar al Ejército y a la Marina a patrullar las calles fue socialmente cuestionada, ya que pareciera que estábamos en un Estado militarizado al mando del presidente como jefe de las fuerzas armadas. La limpia al interior de los cuerpos policiales federales, estatales y municipales en algunos casos llegó hasta su desmantelamiento completo. Operativos como el “michoacanazo”, donde se ordenó la aprehensión de diversos presidentes municipales, se vio con tintes políticos.

La estrategia en Michoacán para disminuir el índice de violencia por parte de la administración federal fue nombrar un comisionado para la seguridad con las facultades de coordinar a las fuerzas federales y locales en un solo mando con funciones meta-constitucionales y a pesar de la incorporación de los grupos de autodefensas a la Policía Rural la actividad mediática del Dr. Mireles y la no captura del líder de la Familia Michoacana han puesto en duda la efectividad de esta decisión.

En los últimos días debido al incremento de violencia en Tamaulipas el gobierno federal ha definido una nueva campaña contra el crimen organizado, considerando las particulares condiciones políticas y logísticas del estado, por su cercanía con la frontera norteamericana, que tiene como finalidad, desarticular en su composición y operación a las organizaciones delictivas.

La sociedad tamaulipeca también se ha manifestado en contra de la violencia que se vive en el estado con una marcha exigiendo paz y tranquilidad. Tampoco hay que olvidar el cierre de la página de internet Valor por Tamaulipas por amenazas del narcotráfico.

¿Hasta qué punto es el federalismo prescindible? en un país en el que las instituciones locales han sido superadas y limitadas en su actuar por lo que tiene que ser el gobierno federal quien tome las riendas de un estado, llevando el ejercicio de la autoridad a situaciones características de un estado fallido.

Por el bien de los ciudadanos confiamos en que las estrategias funcionen, que los operativos mengüen al crimen organizado, pero también esperamos que esto no sea el principio de un Estado militarizado en donde las garantías individuales se sometan a una política de orden a toda costa ya que es obligación del Estado mantener vigentes los derechos y las libertades de la sociedad.