Opinión

Qué nos deja 2014

Está por terminar este 2014, y ya podemos hacer un balance sobre los acontecimientos políticos más destacados, en lo que respecta al gobierno mexicano, a nivel nacional e internacional. 

El primer tema que conmocionó a la sociedad mexicana fue lo sucedido en Michoacán, con el surgimiento de las autodefensas, que eran ciudadanos que tomaron las armas para ejercer el legitimo derecho de defender sus vidas, a sus familias y sus bienes contra los Caballeros Templarios, ante esta realidad, el gobierno mexicano reconoció este movimiento institucionalizando la violencia con la conformación de la fuerza rural. El encarcelamiento de  líderes sociales  como el doctor Mireles y otros y el nombramiento de Alfredo Castillo como Comisionado para la Seguridad y el Desarrollo Integral de Michoacán, bajaron los reflectores sobre Michoacán; a pesar de que el líder de los Templarios, La Tuta, sigue prófugo.

 En  la guerra contra el narcotráfico se han dado duros golpes a los jefes de algunos carteles de la droga, como la detención de Héctor Beltrán Leyva, Vicente Carrillo Fuentes y Joaquín Guzmán Loera “el Chapo”; sin embargo, no sólo falta detener a más capos, sino mejorar la percepción social respecto a la efectividad de estas detenciones.

 En la parte política, la consumación de las reformas estructurales de Peña Nieto y la cooptación de los principales partidos en el pacto por México lograron un gran impacto favorable a la imagen del gobierno mexicano en el exterior. Sin embargo; el mexican moment y el saving México terminaron tan pronto surgieron serios problemas como la desaparición de estudiantes en Iguala Guerrero.

 La crisis  de Ayotzinapa se convirtió en un parte aguas de la historia del país, pues sacó a la luz las deficiencias de la clase política nacional, muy cuestionada por su inoperancia y más aun destacó las debilidades del entramado jurídico e institucional de México. La lucha contra la corrupción y la impunidad hoy se está dando en las calles y en el ciberespacio. La estrategia que ha seguido el gobierno no ha dado buenos resultados, por el contrario ha generado más dudas por lo hasta ahora expuesto por la PGR. La crisis no está cerca de terminar, al parecer el hartazgo social continuará hasta el próximo año electoral y se reflejará en un elevado abstencionismo.

 En el plano internacional el movimiento español “Podemos” que comenzó a partir de las protestas del 15-M y que en sólo cuatro meses pudo conseguir escaños en el parlamento europeo, hoy encabeza las preferencias para elegir presidente el siguiente año. El desencanto social por la corrupción de la clase política de los partidos tradicionales PSOE y PP han hecho que los ciudadanos canalicen su descontento votando por un cambio en el liderazgo político.

 Los problemas políticos más una situación económica complicada por la devaluación del peso, plantean un cierre catastrófico y un inicio de año incierto. Nuestros buenos deseos para el 2015 son, que el electorado salga a emitir su voto para renovar la Cámara de Diputados.