Opinión

La cultura de la paz

Este año la comisión que decide entregar el premio Nobel de la Paz sorprendió a todos al condecorar a dos personas por su labor en la defensa de los derechos de la infancia, Kailash Satyarthi y Malala Yousafzai.

Kailash un activista indio quien desde la década de los 90 ha luchado en contra de la explotación infantil, liberando a través de su organización a miles de niños en condiciones de esclavitud.

Mientras que Malala una niña quien desde los 13 destacó por ser una bloguera que describía la situación que vivía bajo el régimen talibán en Paquistán, debido a la prohibición a la educación sobre todo a las niñas. En 2012 sufre un atentado con lo que alcanzó notoriedad y respaldo de la comunidad internacional. Malala es la persona más joven en obtener el reconocimiento a los 17 años.

La entrega del premio Nobel de la Paz ha sido criticado en diferentes ocasiones por haber sido otorgado a líderes mundiales que promueven la guerra para lograr la paz, tal es el cuestionamiento actual a las decisiones de  Barack Obama.

Sin embargo; también ha sido entregado a organizaciones de labores reconocidas a nivel mundial como “Médicos sin fronteras” la Organización para las Naciones Unidas o personas como Nelson Mandela, el Dalai Lama o la Madre Teresa de Calcuta, cuya labor benéfica no tiene duda.

Sólo un mexicano ha sido premiado con este reconocimiento el diplomático Alfonso García Robles quien se desempeñó como secretario de Relaciones Exteriores y que fue pieza clave para la firma del tratado de Tlatelolco que establecía las bases para el desarme nuclear en América Latina.

Los jóvenes y los niños se posicionan como la pieza clave para generar los cambios mundiales, desde una perspectiva que permita la promoción y el desarrollo global, con pleno respeto a los derechos humanos. Sólo así, la humanidad logrará sus aspiraciones legítimas de justicia y bienestar para todos.

La construcción de una cultura de la paz a nivel mundial es el mejor instrumento para alcanzar los objetivos de los organismos internacionales y de las naciones que sufren los efectos negativos de la guerra y el subdesarrollo.