Opinión

Un cambio para Estados Unidos

Este 2018, abre nuevas posibilidades para el panorama político de los Estados Unidos, en noviembre se llevarán a cabo elecciones para renovar por completo el Congreso y un tercio del Senado, mismos que hoy se encuentran en manos del partido del presidente Trump.

De acuerdo a las últimas encuestas, en los Estados Unidos los demócratas aventajan y podrían quedarse con la mayoría en ambas cámaras, lo que significaría una derrota para el actual presidente y sus políticas públicas.

Las causas son múltiples, la forma en que el presidente conduce el país a través de redes sociales, los tropiezos en las relaciones internacionales, sus modificaciones a las políticas de salud por haber sido impulsadas por Obama.

En temas de seguridad, sus políticas aislacionistas no han funcionado, el cerrar las fronteras no ha redituado en mayor tranquilidad para los estadounidenses y de las tragedias como la de las Vegas, han sido perpetradas por los mismos ciudadanos y no por una amenaza extranjera.

En materia económica, tal vez pueda ser la única reforma de fondo que beneficie a las empresas estadounidenses con la baja de impuestos y busque con ello, el regreso de las empresas para generar empleos a sus conciudadanos. La cancelación de la participación de Estados Unidos en el Acuerdo Transpacífico y la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte.

En política internacional, su inestabilidad ante el conflicto con Corea del Norte aumenta un posible desastre nuclear, las dudas de sus nexos con Rusia por haberlo apoyado en las elecciones en contra de Hillary Clinton, no firmar el Acuerdo de París que está en contra del Calentamiento Global.

Después de un año en el poder, Trump no ha hecho cambios importantes en el país, al contrario, su popularidad ha ido en declive, la situación no se ha modificado, por lo que los estadounidenses podrían ir a las urnas a votar por un cambio en el poder legislativo.

Con el posible cambio, el presidente Trump se encontraría con mayores trabas para llevar a cabo alguna reforma de importancia y llevar sus últimos dos años en el poder de forma intrascendente. La reelección sería muy difícil, con lo que podría concluir su mandato en 2020, eso si el Congreso no lleva a cabo un impeachment el cual podría terminar antes con el sueño del multimillonario que pensó que podría ser presidente.