Opinión

Trump vs la aldea global

Una vez que han renunciado a la candidatura presidencial de Estados Unidos por el partido republicano los dos últimos contrincantes de Donald Trump, después de analizar sus posibilidades reales de competir por la nominación de su partido, ha quedado libre el camino para el polémico precandidato, quien en noviembre se someterá a las urnas muy posiblemente contra Hilary Clinton. 

En la carrera republicana quedaban Ted Cruz, quien para resultar electo tenía que ganar todos los delegados en disputa y perdió Indiana y John Kasich, gobernador de Ohio, quien sumaba 153 delegados, con los cuales no tenía posibilidades de ganar, por lo que también decidió retirarse. 

En este momento de la contienda presidencial, nos encontramos ante un escenario  al que ningún analista o politólogo hubiera apostado el año pasado, un polémico multimillonario, dedicado a las bienes raíces, con antecedentes de reallity shows como The Apprentice y dueño de la marca de Miss Universo, que parecía que se inmiscuía en la política por diversión, quien  con un discurso incendiario, xenófobo y con el lema “volver a hacer América grande”, llamó la atención de todo el mundo sin que nadie lo tomara en serio, solo los delegados republicanos. 

Pocos de los ex-aspirantes a la candidatura republicana se han manifestado a favor del magnate, y son más los que no apoyarían a su partido y hasta se inclinarían por una candidata más mesurada como es Hillary Clinton. Un ejemplo de ellos son los Bush, padre e hijo, ex presidentes de EEUU, quienes han manifestado que no apoyarán a Trump.

Trump, ya logró lo que pretendía hace un año, la nominación del partido republicano, y hoy que está con la candidatura republicana en la bolsa, puede que cambie la estrategia, como ya lo hizo al declarar que ahora si “ama a los hispanos” como lo difundió en un tuit por la celebración del 5 de mayo, comiendo tacos en uno de sus restaurantes. Hoy con la postulación asegurada enfoca sus baterías contra Hillary, tratando de debilitar una de sus principales fortalezas que es la de ser la primera mujer en la historia de EU con posibilidades de llegar a ser presidenta, pues declaró, “Está casada con un hombre que fue el peor agresor de mujeres de la historia de la política. Está casada con un hombre que hizo sufrir a muchas mujeres”. 

En el hipotético caso de ganar la elección, le será más difícil “tender puentes de diálogo” para construir acuerdos y consensos, hacia adentro y hacia afuera de la nación norteamericana. Yo sigo confiando en que el pueblo estadounidense no correrá riesgos a pesar de que existan encuestas que hoy le dan ventaja a Trump sobre Hilary. El libre mercado, corre también peligro ante un candidato que quiere aislar a la economía más poderosa, construyendo muros y políticas proteccionistas, lo que es un mal mensaje para la aldea global.