Opinión

Trump se cae, pero no se calla


Parece que después de meses de desafortunadas declaraciones contra grupos minoritarios por parte del candidato republicano Donald Trump, por fin cayó en sus niveles de popularidad, pues sus porcentajes de aceptación son los más bajos que se hayan registrado en las últimas tres décadas por algún candidato de cualquier partido.

Una encuesta publicada la semana pasada por el "Washington Post-ABC" arrojó los índices de popularidad de los candidatos republicanos -Trump y Cruz- así como de la demócrata Clinton.

El nivel de impopularidad del millonario se ubica por arriba del 70 % entre importantes grupos de electores como mujeres, hispanos, jóvenes e independientes. Aún entre los grupos de votantes que favorecen al Partido Republicano, Trump registró un nivel de impopularidad promedio por arriba del 50 %.

Sus últimas declaraciones contra las mujeres que abortan le produjo el efecto contrario a lo que buscaba. Queriendo atraerse el ánimo conservador, fue fuertemente cuestionado por diferentes sectores y líderes de su propio partido que son sensibles a este tema, incluido el candidato Ted Cruz y sobre el cual su partido tiene una postura, que es castigar a los médicos que practican el aborto de forma ilegal, no así a las mujeres que son consideradas víctimas, por lo que se retractó, tal vez recordó que es muy posible que compita contra una mujer y ella saque ventaja. Con esto ya surgió el movimiento #NeverTrump.

La encuesta colocó a Trump con un nivel general de impopularidad de 67 %, contra un favorable 30 %, en tanto que Hillary Clinton registró 52 contra 46 % y Ted Cruz 51 y 35 %.

El mayor nivel de impopularidad de Trump es entre los hispanos con 85 %, seguido por el 80 % entre afrodescendientes y personas entre 34 y 18 años, 74 % entre mujeres blancas con educación universitaria, y 74 % entre independientes.

Entre los grupos que favorecen a los republicanos, 56 % de los evangelistas de raza blanca dijeron tener una desfavorable impresión de Trump, seguido por 53 % entre los conservadores y 51 % entre hombres de raza blanca.

Mientras tanto en México golpear a Trump se ha vuelto una consigna nacional, empezando por que fue el personaje más utilizado para la Quema de Judas en Semana Santa. A esta campaña se han sumado el ex presidente Fox, el líder del Senado y gobernadores como Rafael Moreno Valle, todos desde diferentes perspectivas pero atizándole al candidato republicano, que se cayó en las encuestas pero no abandona su discurso beligerante, o sea, con el resultado de esta encuesta, Trump se cayó, pero no se calló.