Opinión

Pobre México

La semana pasada se presentaron por parte del Consejo Nacional de Evaluación de la Política Pública de Desarrollo Social (Coneval) los resultados de pobreza en el país.

Los números demuestran con frialdad las condiciones  socioeconómicas de un pobre país que sigue enfrentando su triste realidad en materia social, la interpretación que le da cada gobierno estatal es diferente, y los resultados los podemos encontrar en la página del organismo público descentralizado de la administración pública federal www.coneval.gob.mx.

Para la definición de pobreza el Coneval ha creado categorías de derechos sociales en las que encontramos: 1) Derecho a la educación, 2) Derecho a servicios de salud, 3) Seguridad social, 4) Acceso a la alimentación, 5) Calidad y espacios a la vivienda como pisos firmes, material de techos y muros, 6) Acceso a servicios básicos como drenaje, electricidad, gas, agua entubada. Así como el Ingreso mensual personal, para la zona urbana que es de y $2,542 y para la rural de $ 1,614.

Para el caso de la pobreza extrema el nivel ingreso mínimo se determina a partir de $1,242 en la zona urbana y de $868 para la rural,  además se debe carecer de más de tres categorías de  derechos sociales.

Los resultados que se presentaron indican que el 46% de los mexicanos se encuentran en condición de pobreza; es decir, 55.3 millones de mexicanos, de los cuales 9.5% están en pobreza extrema, lo que representa 11.4 millones de mexicanos.

En la categoría de vulnerabilidad por carencias sociales se ubican el 26.3%, o sea 31.5 millones de personas; en la de vulnerabilidad por ingresos el 7.1% que son 8.5 millones de personas; mientras que sólo la población que no es pobre ni vulnerable es el 20.5% unas 24.6 millones de personas. 

En cuanto a las carencias de derechos sociales, por rezago educativo hablamos de 22.4 millones de personas; en acceso a servicios de salud, 21.8 millones de personas; seguridad social, 70.1 millones de personas; calidad y espacios en la vivienda 14.8 millones de personas; servicios básicos en la vivienda, 25.4 miles de personas y acceso a la alimentación 28 millones de personas. 

En cuanto al indicador económico, la línea de bienestar que son el 53.2% de la población se encuentran por debajo de los $2,542 y de esos el 20.6% no alcanzan los $1,614, que representan 24.6 millones de personas. 

Los números indican que el resultado de la política social en México y sus programas como Prospera o la Cruzada Nacional contra el Hambre siguen siendo deficitarios, además de que el principal tema a resolver es el del ingreso. La pobreza se ha convertido en un problema multifactorial por lo que debería considerarse una política de Estado para revertir los índices de pauperización de nuestro país. 

Se necesita un replanteamiento de la política social elevándola a la categoría de reforma estructural, así como se ha considerado a otros temas como prioritarios para el país.