Opinión

¿PAN con lo mismo?

El Partido Acción Nacional renovará la presidencia del Comité Ejecutivo, lo que hasta ahora sólo dos militantes se han registrado para contender por dicho cargo. Ricardo Anaya, ex coordinador de la bancada panista en San Lázaro y Javier Corral senador con licencia. 

Ambos políticos ya han cumplido con el requisito de documentación y la presentación mínima de 47 mil 701 firmas de militantes, que no tuvieron que ser repetidas o que hayan apoyado a ambos candidatos. 

La primera etapa concluyó el pasado 16 de julio por lo que ahora se enfocarán en el proceso de campaña hasta el día de la elección, que será el próximo 16 de agosto, que siguiendo la tradición panista, será una elección de los militantes quienes elegirán a su nuevo líder. 

La planilla del joven legislador Anaya cuenta con personajes de peso dentro del Partido, se encuentran Santiago Creel ex secretario de Gobernación con Fox, ex candidato Presidencial y ex senador; la ex candidata presidencial, Josefina Vázquez Mota y el senador Ernesto Ruffo, primer panista en ganar una gubernatura. 

Anaya promete que de ser electo será nuevamente una oposición; sin embargo, él formó parte del partido que bajo el liderazgo de Gustavo Madero se alineó al presidente Peña Nieto en el Pacto por México al día siguiente de la toma de posesión. 

Se concibe a esta planilla como la “oficial” la que continuará con el trabajo de Gustavo Madero, el comité que llevó al PAN al tercer lugar en la elección de 2012, la misma dirigencia que perdió gubernaturas y que pareciera que sin coaliciones electorales, mismas que traicionan a sus principios, no pueden ganar elecciones. 

Por el otro lado se encuentra Javier Corral único senador panista en votar en contra de la reforma energética, que con el hashtag #LaRebeliónDeLasBases hace un llamado a los panistas que no se sienten identificados con el trabajo desempeñado por la última dirigencia y regresar a las bases con las que se fundó el partido, como él lo menciona “estamos listos para encabezar una profunda reforma del partido. Recuperar al PAN en sus más puras esencias, volverlo a su cauce democrático y a su visión ética y civilizatoria” 

La incógnita sobre el ganador de este proceso será si podrá revertir la tendencia electoral que ha sufrido el PAN de 2009 a la fecha, ya que desde 2006 con la elección de Felipe Calderón ha ido a la baja hasta caer a tercer lugar en 2012, y en estas últimas intermedias la izquierda le está “pisando los talones”. 

La otra encomienda de los panistas ganadores será ejercer el papel de oposición en los últimos años de la presidencia priísta, la cuestión es ¿será oposición o continuará pactando?