Opinión

El Legado de Obama: Cuba

Tuvieron que pasar casi 90 años para que un presidente estadounidense pisara suelo cubano, este domingo lo hizo Barack Obama al aterrizar en el aeropuerto José Martí, dando seguimiento al encuentro entre EEUU y Cuba y la reanudación de actividades diplomáticas que comenzaron en diciembre de 2014.

Desde la campaña de Obama en 2008, parte de su discurso era precisamente restablecer las relaciones con la isla, después del embargo establecido en 1962 por John F. Kennedy como reprimenda a las acciones de Fidel Castro después del triunfo de la revolución socialista en 1959 y la confiscación de bienes de empresas y ciudadanos norteamericanos por el Estado.

A pesar que desde 2014 se dio el anuncio que las relaciones diplomáticas iban por buen camino, al día de hoy ha habido pocos cambios, hay temas sensibles para ambos países, aunque ya cuentan con sus respectivas embajadas, esto no se iba a solucionar sólo con declaraciones.

Dentro de la agenda de ambos países se encuentra cómo y cuándo poner fin al embargo económico que tanto ha dañado la economía de los cubanos. Al tratarse de una ley el presidente Obama necesita la mayoría del Congreso para derogar una ley de este tipo, por lo que tendrá que proponerla en estos meses, antes que pueda llegar a la presidencia un republicano que no tiene en su agenda terminar con el embargo.

Otro de los temas sensibles será la devolución del territorio que ocupa la prisión estadounidense en Guantanamo, que también fue promesa de campaña de Obama, de terminar con el polémico trato a los sospechosos de terrorismo.

Los derechos humanos y la democracia en la que han vivido los cubanos en los últimos 57 años, y que los estadounidenses no comparten será tema para los diplomáticos, ya que los cubanos no cederán en modificar su estilo de vida.

Fidel Castro respondió a un periodista sobre el restablecimiento de las relaciones diplomáticas con Washington, "Estados Unidos vendrá a dialogar con nosotros cuando tenga un presidente negro y haya en el mundo un papa latinoamericano". Esto se ha cumplido y el papa fue pieza clave en los diálogos entre ambos países.

La intención de Obama por revocar el embargo y mejorar las condiciones de los cubanos se verá al final de su mandato; de llegarlo a hacer pasará a la historia como el que enterró el último vestigio de la guerra fría, que comenzó con la caída del muro de Berlín en 1989. De no poder hacerlo en estos meses, la posibilidad de que un republicano gane la presidencia es mayor y con ello regresaría el embargo y el rompimiento de las relaciones, seguramente. Solamente Hillary o Sanders podrían dar seguimiento a la política de Obama con respecto a Cuba.