Opinión

Internet para todos

Dentro de los múltiples acuerdos que se generaron en el Pacto por México, se consolidó la reforma en telecomunicaciones que fue aprobada el año pasado y hoy se discuten en el Poder Legislativo sus leyes secundarias.
Desde hace días, el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) comenzó sus funciones y algunas de sus decisiones han sido controvertidas, como es el caso de la regulación de tarifas de servicios de telecomunicaciones ofrecidas por el operador preponderante del sector, así como solicitar al IFT la aprobación para sus ofertar públicas en términos de interconexión con otros operadores, además de los planes tarifarios y paquetes comerciales.
EL IFT declaró a Grupo Televisa y a América Móvil (Telmex y Telcel) como agentes preponderantes, a quienes la ley les obliga a proveer acceso a sus redes de sus competidores sin poder hacer un sólo cobro. Es decir la competencia podrá hacer uso de las instalaciones previamente utilizadas por el grupo preponderante sin hacer una sola inversión o pago por ello.
Las sanciones para quienes falten a esta disposición irán desde un pago económico hasta el retiro de la concesión.
Las reacciones de los operadores preponderantes no se hicieron esperar y hoy promueven a través de la "telebancada" modificaciones en esta parte que afecta sus intereses, como el hecho de que millones de mexicanos ya no tendrán que pagar el servicio de roaming en Telcel.
Pero el caso más polémico se refiere a parte del Artículo 197 de la Ley secundarla de Telecomunicaciones "Bloquear, inhibir o anular de manera temporal las señales de telecomunicaciones en eventos y lugares críticos para la seguridad pública y nacional a solicitud de las autoridades competentes."
Analizando la propuesta anterior nos encontramos que el gobierno mexicano podrá decidir si bloquear, inhibir o anular señales, lo mismo en manifestaciones o lugares, esto sin especificar en qué tiempo, ni qué tipo de señales, entre las que pueden estar, televisión, radio, internet y cobertura de teléfono celular o fija, tampoco especifican qué es crítico ni mucho menos quiénes son las autoridades competentes.
Muchos activistas y políticos se han manifestado en contra de este párrafo, ya que afecta la libertad de expresión que tanto ha costado consolidar en nuestro país, a pesar de los intentos de algunos personajes por acallar voces críticas.
Hechos históricos como la Primavera Árabe, las manifestaciones en Brasil, Venezuela, Ucrania, Chile o aquí mismo el Centro Histórico del DF, con la CNTE o el 1DMX son ejemplo de la importancia y el impacto político y social de la web y otros medios masivos de comunicación. Aunque podremos estar en contra de algunas formas de pensar y de actuar no podemos estar en contra de nuestro derecho a la información y a la libertad de expresión.
Por el bien de una cultura democrática y tolerante, aspectos limitativos y orwellianos no deberían estar incluidos en ninguna ley en perjuicio de las garantías individuales de los ciudadanos.