Opinión

INE “volver al futuro”

Las campañas electorales han comenzado y con ello, puesto en marcha por los diez partidos políticos millones de pesos, que tomados del erario público, que se ven reflejados en spots de radio, televisión, internet y publicidad en la calle, esperando que con ello la ciudadanía se entusiasme a salir a votar este 7 de junio; sin embargo, esos millones no lograrán revertir la abstención de las elecciones intermedias y la poca confianza en la política y los partidos políticos. 

Una de las principales funciones del recién formado Instituto Nacional Electoral (INE) es el promocionar y fomentar la participación de los ciudadanos en los procesos electorales. Ahora vemos que el INE delega esa función a los partidos políticos. 

La semana pasada fuimos testigos de la reunión entre el secretario de gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, y representantes de ocho de los diez partidos políticos que cuentan con registro oficial ante el INE.

La reunión tuvo como objetivo principal, brindar las mejores condiciones de seguridad durante el próximo proceso electoral y dar confianza a los ciudadanos para que acudan a las urnas con libertad. 

También se contó con la participación del Comisionado Nacional de Seguridad, Monte Alejandro Rubido; el comisionado de la Policía Federal, Enrique Galindo; y el subsecretario de Gobierno, Luis Enrique Miranda, el secretario de gobernación comentó: “El objetivo común, de que se dé un proceso electoral…, en libertad para los ciudadanos mexicanos. Que se dé en paz y en tranquilidad; que puedan emitir su voto y con ello la decisión de quiénes serán sus gobernantes”. 

Los líderes de los partidos políticos coincidieron la necesidad de brindar seguridad a los ciudadanos y que cuenten con la libertad de acudir a votar. 

Sin la participación de Morena ni de Movimiento Ciudadano, el acuerdo fue validado; sin embargo, debería ser tomado en cuenta el INE, que no figuró en la reunión. 

La reforma del instituto electoral en los años 90, fue para que el gobierno federal dejara de ser juez y parte en las elecciones al presidir el organismo electoral, ciudadanizando el proceso electoral, por cierto el último secretario de gobernación que presidió el órgano electoral, fue el actual senador Manuel Bartlett. 

Los consejeros ciudadanos del INE deberían tomar estas señales como actos de intromisión del gobierno, que si bien temas de seguridad nacional deben ser tomados por el gobierno, los electorales deberían ser tomados por el INE y no excluirlo de la mesa de negociación. 

Sí el gobierno federal va a garantizar la seguridad de los ciudadanos el día de la elección, como lo ha hecho hasta hoy en todo el país y en especial en estados en conflicto como Michoacán, Guerrero y Tamaulipas, el escenario no es nada prometedor.