Opinión

Grecia, la nueva democracia en Europa

Parece que las crisis de partidos y de gobierno no sólo pasan la factura a países latinoamericanos que desde la última década han encontrado en la alternancia hacia gobiernos de izquierda si no la solución a sus problemas por lo menos la esperanza de que nuevas opciones políticas, traerán mejores soluciones. 

El pasado fin de semana se llevaron a cabo elecciones parlamentarias en Grecia, en las que resultó como gran ganadora la coalición de izquierda radical Syriza. El sistema electoral de Grecia es algo peculiar, existen 300 curules, de los cuales se deciden en las urnas 250 y las 50 restantes se le adjudican directamente al partido con mayor porcentaje de la votación, esto con la finalidad de asegurar la gobernabilidad. 

La coalición Syriza obtuvo el 36.32% de los votos y 149 escaños, a dos de la mayoría absoluta. En segunda posición, la conservadora Nueva Democracia del primer ministro Andonis Samarás, rozando el 27.9% de los votos (76 escaños). El partido neonazi Aurora Dorada se sitúa como tercera fuerza, con el 6.3% de los votos, y en cuarta posición, el centrista To Potami, con el 6%. 

La situación en Grecia era angustiante, los niños estudiaban con velas, cuatro de cada cinco viviendas no contaban con calefacción, en el recibo de luz se incluía el cobro de un impuesto extra a la propiedad y si no lo pagaban les cortaban el servicio de electricidad aunado a que más de 3 millones de griegos no tenían acceso a los servicios de salud, un parto costaba alrededor de 700 euros y una cesárea algo así como 1200 euros. 

Ahora que han ganado, quedan sus propuestas pendientes 1.- Realizar una auditoría de la deuda pública, el gran problema que ha hundido al país en la crisis estos últimos años. 2.- Exigir a la UE un cambio en el papel del Banco Central Europeo para que financie directamente a los Estados y a los programas de inversión pública. 3.- Subir el impuesto sobre la renta al 75% para todos los ingresos por encima del medio millón de euros anuales. 4.- Cambiar la ley electoral para que la representación parlamentaria sea verdaderamente proporcional. 5.- Adoptar un impuesto a las transacciones financieras y también un impuesto especial para los productos de lujo. 6.- Rebajar drásticamente el gasto militar.

Syriza se proyecta como una fuerza que no sólo va a seguir creciendo en Grecia, sino que ha encontrado a aliados europeos en el camino, como son Podemos en España, quienes también jugarán un papel primordial en las próximas elecciones presidenciales. 

Los resultados electorales en Grecia también representan un reto para la Unión Europea y su posición de centro encabezada por Angela Merkel, cuyo principal tema será la demanda de reestructurar la deuda pública de países como España, Portugal e Irlanda, cuyo primer ministro Michael Hoonan se pronunció por la convocatoria a una conferencia para este delicado asunto, diciendo que los acreedores deben soportar los costes de una reestructuración, como se hizo en Londres en 1953, lo que facilitó el llamado “milagro de la economía alemana”, a esta iniciativa se han sumado economistas como James Galbraith de la Universidad de Texas y David Vine de la Universidad de Oxford. El resultado en Grecia parece que sentará las bases de la nueva democracia de la eurozona con el surgimiento de una nueva izquierda, que ha superado a la social democracia colaboracionista, y a los que la derecha tradicionalista define como populista. Lo cierto es que ahora tendrá que demostrar en los hechos que sabe gobernar. Otra vez Grecia marca la pauta para un nuevo rumbo en la vida democrática.