Opinión

Extremismo y seguridad nacional

Los ataques a la sociedad civil cada día son más comunes, incontables golpes terroristas alrededor del mundo, son la estrategia que utilizan algunos grupos radicales, sobre todo fundamentalistas religiosos.

Esta semana nos enteramos que radicales, al parecer ciudadanos franceses, fueron quienes atentaron contra el semanario satírico Charlie Hebdo, en el que resultaron 12 personas muertas entre ellas su director Stephane Charbonnier .

Las reacciones en todo el mundo no se hicieron esperar, el apoyo de toda la comunidad periodística, políticos, analistas, académicos, sociedad civil, estudiantes condenaron el ataque a las oficinas de la revista francesa. En redes sociales se demostró el apoyo con los TT #JeSuisCharlie y #YoSoyCharlie posicionándose en los primeros lugares.

Pero ¿cuál fue el motivo de este atroz ataque? la publicación se caracterizaba por usar al Islam en forma de sátira. Esta no fue la primera vez que eran víctimas de ataques por sus polémicas caricaturas, en 2011 fue un ataque con bombas incendiarias por colocar a Mahoma en su portada.

La respuesta de la sociedad francesa fue una marcha de cientos de miles de personas para repudiar la violencia y lo que se considera un ataque a la libertad de expresión. A la manifestación de la sociedad francesa y la opinión pública internacional se sumó de inmediato la convocatoria del presidente Barack Obama a una cumbre sobre seguridad global el 18 de febrero en Washington, hecha por el fiscal general Eric Holder a los ministros europeos.

Ningún ataque a gente inocente se puede justificar, lo cierto es que la violencia es un signo distintivo de nuestro tiempo y el terrorismo se ha convertido en su principal agente. Aunque el terrorismo, hay que decirlo, se manifiesta de diversas maneras y la religión no es su única expresión.

El choque de civilizaciones que Samuel Huntington describía, al parecer cada vez está más cerca. Hoy con el avance de las telecomunicaciones y la globalización cultural, vemos que no necesariamente la cultura occidental es la que predomina. El Islam es profesado por más de mil doscientos millones de fieles en el mundo y más de 7 millones en América. Y hay que saber que el Islam considera toda forma de vida como algo sagrado y el primero y más básico derecho de un ser humano es a la vida. Si alguien salva una vida humana, es como si hubiera salvado a toda la humanidad, dice el Islam .Lo cierto es que este tipo de sucesos, se pueden convertir en un pretexto para que, en nombre de la seguridad nacional, las libertades civiles y religiosas se pongan en riesgo.