Opinión

En España no se pudo

Después de seis meses de incertidumbre política en España y ante la falta de acuerdos por parte de la izquierda representada por el Partido Socialista Obrero Español (PSOE) y Podemos; quienes tuvieron la oportunidad de encabezar la transición necesaria para este país por una opción progresista en el poder. Hoy el Partido Popular (PP) se fortaleció y ganó nuevamente con mejores resultados, las elecciones parlamentarias. 

En el sistema electoral español, son los diputados quienes nombran al presidente, por acuerdos entre los bloques parlamentarios quienes definen  en la Cámara Baja, por lo tanto quien tenga mayoría en el Congreso, nombrará al Jefe de Gobierno o lo podrá hacer con el apoyo de otros partidos políticos, como en este proceso podría ser el caso del PP con Ciudadanos (C’s). 

Los resultados de las elecciones de diciembre recordamos que dejaron dos cosas en claro; que España no era más un bipartidismo, derivado del surgimiento de una nueva fuerza política como Podemos encabezado por el politólogo Pablo Iglesias, legitimado por los ciudadanos; la otra que a ningún partido político por si solo le alcanzaba para proponer y nombrar a un presidente con el respaldo suficiente para no ser cuestionado. 

La única opción viable era el consenso entre el PSOE y Podemos para formar un gobierno de coalición, junto con otras fuerzas de izquierda; sin embargo, los meses pasaron y no pudieron consolidar una propuesta que a ambos les conviniera. 

Los resultados del 26 de junio, favorecen al PP y al presidente en funciones Mariano Rajoy. De los 350 escaños disponibles; el Partido Popular accedió a 137 más lo 32 de C’s con lo que de aliarse la derecha española contaría con la capacidad de nombrar al presidente. 

Mientras que los partidos de izquierda vieron reducidas sus opciones con los resultados que obtuvieron; PSOE 85 mientras que Podemos 71.

Si bien los 169 escaños ganados por la derecha (PP y C’s) son suficientes para llevar a cabo una ceremonia de investidura sin sobresaltos, la izquierda no tiene muchas posibilidades de llegar a un acuerdo viable, ya que si no lo hicieron en diciembre cuando tenían más posibilidades hoy el panorama no se vislumbra mejor. Lo interesante será observar los posicionamientos en los siguientes días de PSOE y Podemos.

Mucho tendrán que reflexionar el PSOE y Podemos, quienes vieron mermadas sus votaciones de diciembre respecto a las de la semana pasada, su oferta política deberá confluir para ser viable, porque también los ciudadanos se cansan de las rencillas políticas. Hoy parece que a la democracia y al pueblo español solo le espera, más de lo mismo con el PP y Ciudadanos o una transición que seguirá a la espera si no se consolida una nueva opción desde la oposición de izquierda.