Opinión

Chespirito el político

El pasado 28 de noviembre murió uno de los mexicanos más reconocidos a nivel Latinoamérica. Roberto Gómez Bolaños, Chespirito, creó toda una gama de personajes que entretuvieron a millones de personas. Su programa “El chavo del ocho”, ha sido transmitido por más de dos décadas a más de 50 países.

Sin embargo; la muerte de este ícono de la televisión mexicana ha generado diversas reacciones sobre su polémica trayectoria, mientras que muchos lo recuerdan por divertir a generaciones completas de mexicanos y latinoamericanos, otros más critican las posturas que tomó frente a temas sociales y políticos, así como a los estereotipos que promovía en su programa.

En twitter el hashtag #YaMeCansé que hace referencia al comentario del procurador Jesús Murillo Karam, permaneció en primer lugar en la red social a partir del 7 de noviembre, algo que hasta la fecha ningún otro trending topic había logrado por tanto tiempo y sólo el hashtag de #Chespirito lo pudo desbancar.

Con más de 6.8 millones de seguidores en @ChespiritoRGB logró una gran influencia en las redes sociales. Chespirito lo mismo cuestionó al movimiento Yo soy 132, que defendió a Televisa y TV Azteca cuando fueron acusadas de ser un duopolio.

Criticado por su posición política a favor del Partido Acción Nacional en el 2000. Apoyó a Vicente Fox con un spot en el que lo describió como “el cambio que hace falta a México”; seis años más tarde con la misma estrategia mostró su simpatía hacia Felipe Calderón “Todos valemos igual, pero unidos valemos más. Piénsalo: vota todo por el PAN”; para 2012 tuiteó a favor de Josefina Vázquez Mota “Siempre he vivido rodeado por mujeres. De mis seis hijos, 5 son hembras (sic). Confío pues en las mujeres. Y me uno a los que votaremos por JVM”.

También se unió a la campaña en contra de despenalizar el aborto en el Distrito Federal, declarando. “Cuando estaba yo en el vientre de mi madre, ella sufrió un accidente que la puso al borde de la muerte. El médico le dijo: ‘Tendrás que abortar’. Y ella respondió: ‘¿Abortar yo? Jamás’. Es decir, defendió la vida, ¡mi vida! Y gracias a ello estoy aquí”.

Fue criticado también porque sus personajes promovían la discriminación por el sobrepeso, el señor Barriga y Ñoño. La segregación entre “popis” y “chusma”, el desempleo de “Don Ramón” que nunca tenia para pagar la renta; la figura de la tercera edad representada por “Doña Clotilde”, la bruja del 71 así como, lo que hoy se denomina bullying al Chavo del ocho por sus compañeros de juegos y su orfandad por lo que vivía en un barril, además de su precaria alimentación basada en una torta.

A pesar de todas estas críticas y las que puedan venir, será muy interesante saber, si Gómez Bolaños escribió sus  memorias, para júbilo de sus seguidores y respuesta a sus detractores. Lo cierto es que alcanzó a vivir la alternancia política y a la vez el retorno del  PRI. Pasará a la historia como escritor, comediante y activista político, en tanto los mexicanos seguiremos en espera de que todos tengamos asegurado el derecho a la vivienda y la alimentación que le han sido negados a millones de niños como al Chavo del ocho. Mientras eso pueda suceder, dejémoslo descansar en paz.

renesan4@hotmail.com