Muy franco

Las preguntas de Cuarón

La comunicación social de Alfonso llega más al corazón que las campañas de los gobiernos.

Que sea para menos. Está bien, está bien... Todos nos enteramos de que al cineasta Alfonso Cuarón le alcanza para poner desplegados en los periódicos. Y que se ardió cuando el Presidente le dijo que no sabía nada de la reforma energética. Pero, de ahí a que todo mundo se ponga loquito y se cuaronice como si hubieran sido las preguntas de los 64 mil pesos, hay un abismo.

En donde sí les pegó Cuarón a los encargados de las redes de comunicación social, es en la capacidad de lograr las primeras planas. Y es que los políticos de México, de todos los partidos y todos los niveles son, digamos, poco hábiles en manejo de medios. Lo que alguien dedicado al entretenimiento puede hacer en un minuto, para la mayoría de los políticos es como ciencia oculta: una y otra vez atinan en no atinar, en no pasar los mensajes con claridad, en enredarse y no saber desenredarse.

Cuarón, en estricta realidad, no pasa de ser el adolescente que se puso de pie y cuestionó a la maestra a media clase. Pero a nivel mediático, es el que les acaba de mostrar una vez más cómo aglutinar masas en torno a un tema con una estrategia simple y una sola publicación. La comunicación social de Alfonso Cuarón es más rápida y llega más al corazón de la gente que las campañas de los gobiernos.

Ahora, las famosas preguntas... Pues, una vez más, revelan la desinformación de las estrategias de los políticos. Porque son buenas, pero básicas. Desconocen el tema a fondo, aunque habrá que admitir que la ciudadanía casi no sabe nada del tema. Por eso el cuaronazo luce; porque del otro lado hay un vacío que permite el reto, el engallamiento. Porque no han bastado esos spots “geniales” en el radio; porque hay que informar al pueblo de maneras populares, con palitos de ser preciso. Hay que acompañar estas reformas de información, clara, concisa y suficiente. Si no, van a seguir apareciendo preguntones de pasillo, con altavoces brutales, como Alfonso Cuarón.   

http://twitter.com/renefranco