Muy franco

"¿Qué hacemos aquí?"

Servir. Eso hacemos los que trabajamos en la industria del entretenimiento. Es un servicio. Hoy, en medio de tanta balacera, no lo es menos.

No le es fácil a los comediantes conservar la alegría, que debe ser ante todo propia para transmitirla. Nadie puede dar lo que no tiene, así que los actores, músicos, escritores, tienen el honroso y nada fácil deber de no dejarse llevar por la depresión de tanta noticia miserable, una tras otra, todos los días.

Hoy los serios quieren que nos sumemos a su gravedad. Al “no se vale reír”; al “péguenle todos a la autoridad”, al “ver en qué momento asistimos al espectáculo de la tragedia”. Mientras un grupo de personas no se rinde en su vocación de cantar, bailar, hacer comedia, montar obras de teatro. ¿Frivolidad? ¿Están seguros de que esa aparente ligereza no tiene valor en este tiempo de paranoia y enemigos?

No creo que seamos la bandita de músicos del Titanic, cuya leyenda cuenta que siguió tocando hasta que se hundió la nave. Porque el iceberg no existe por coincidencia y este no es el barco de las esperanzas del progreso. Este es un país de muchas caras, un mosaico de realidades en el que algunos nos invitan a rendirnos y verlos como nuestros salvadores, y otros sencillamente seguimos ejerciendo la vocación para que sea el trabajo el que hable y no el discurso.

Así es que los invito este fin de semana a los teatros, los cines, los restaurantes; a salir y buscar un buen concierto, asistir a un museo. No podemos permitir que nos ganen las calles los políticos y sus contrapartes no menos políticas. Mi verdadera política, la que solo existe sin necesidad de héroes, está en el movimiento de una sociedad que aprecia a sus artistas. Esa es mi propuesta: arte. En particular, voto por los comediantes.

Ese es el cambio al que me sumo. Y de ahí, me amarro a exigir paz y solidaridad, justicia y buen manejo del dinero; al grito del tenor Ramón Vargas aquel 15 de septiembre en el Auditorio Nacional: “¡Muera la corrupción!” Y arriba el telón, que aquí seguimos.

http://twitter.com/renefranco