Muy franco

"El Vestidor": ¿por qué no está lleno el teatro?

¿Están locos? ¿Por qué no están en la taquilla del Foro Chapultepec peleando por boletos para ElVestidor, con Héctor Bonilla y Bruno Bichir?

Pensé que tenían intuición, que sabían cuáles obras de teatro estaban buenas. Ahora veo que no. De seguir así, ya ni el mejor teatro, el clásico, el legendario, tendrá oportunidad frente a su apatía. Igual les informo: El Vestidor, en esta reencarnación, es la mejor obra en cartelera. Todos sus elementos abundan en placeres inmejorables.

Genial dirección y trazo escénico de Alberto Lomnitz. Un casting casi imposible por su perfección; desde la precisa juventud de Andrea Riera y Cristóbal García-Naranjo (gran hallazgo), hasta la entrañable madurez de Pilar Ixquic Mata y Verónica Langer (quien hizo el papel de la muchacha en el montaje de hace 30 años). Pero, sobre todo, la contenida fiereza y pasión del vestidor Norman, que en manos de Bruno Bichir se convierte en el personaje teatral más alucinante en años. Y la maestría, la entrega, la salvaje precisión de Héctor Bonilla: dando vida a un actor de tercera enfundado en los huesos de un actor de primerísima. A los dos, a todos, al escenógrafo Sac, la vestuarista Fagoaga, los actores Reyes y Bravo... A todos, mi más sincero y agradecido aplauso de pie.

En la segunda función del sábado, ni media taquilla. Les insisto: ¿están locos? Para mayor imposibilidad, este fin de semana, Buen Fin, la obra va al dos por uno. No quiero que me lean si no fueron. No vengan sin haber pasado lista de presentes.

Serpientes

La película Este es el fin, para adolescentes y en cines. Anuncia hamburguesas, chocolates... y drogas. No, esperen. Seguro fue mi imaginación. Nadie anunciaría drogas en Hollywood, ¿o sí?

Escaleras

Para las autoridades holandesas. Investigarán a Miley Cyrus por fumar mota en los MTV European Awards. Es que allá se vale, pero no en cualquier parte, ni a todas horas. Ojalá la encierren por payasa.