Muy franco

El Rey León

No existe otro parteaguas; El rey león que se estrena hoy en la Ciudad de México es el punto y aparte de la producción de comedias musicales.

Si puedes montar esto, puedes montar lo que sea. Significa que el adiestramiento de los técnicos, productores, iluminadores, sonidistas, actores, actrices y un largo etcétera está completo: que en México existen todos los elementos para lograr cualquier producción teatral de gran formato.

No ha sido fácil, pero la sola presencia de este musical y el hecho de que se trata de una producción ciento por ciento para esta ciudad, demuestran que el gran paso está dado.

Para la obra, este prestigio no fue instantáneo. El rey león no fue bien vista cuando llegó a Nueva York; con ella también apareció el miedo a lo que muchos consideraron la más grande intromisión cultural en la legendaria historia teatral de esa ciudad. Disney sonaba a la voz de Mickey Mouse y olía a hot dogs comidos por niños que no buscaban las grandes comedias de Stephen Sondheim, sino entretenimiento simplón.

La llegada de Disney, además, no era solamente artística, sino política: la alcaldía buscaba rescatar la legendaria Calle 42 de los proxenetas, las prostitutas y los cines porno. A la postre, lo logró.

El rey león fue la columna que apuntaló a Disney dentro de las grandes casas productoras de Broadway. No solo generó un éxito, sino que, mediante la contratación de Julie Taymor para el trabajo visual y de dirección, logró prestigio. Nada había y nada hay en esta obra que no esté a la altura de la gran tradición neoyorquina.

Para este servidor, la extrañeza es nunca haberla visto en Broadway. Pero dos veces en Londres, una en Tokio y una en la versión de gira en el Auditorio Nacional son mi referencia, más que suficiente, para decir que nuestras últimas fronteras económicas, técnicas y artísticas de la comedia musical serán cruzadas esta misma noche, y que los años de trabajo darán al fin, oficialmente a la Ciudad de México, el sello de calidad que ya tienen Berlín, Madrid, Tokio y Toronto. El rey león ha llegado.

http://twitter.com/renefranco