Muy franco

Palazuelos y la adopción gay

Estaba un día Roberto Palazuelos, el Diamante Negro, anunciando el claquetazo de la película Pink, donde interpretará un abogado que defiende los derechos de los gays a casarse y adoptar. Y que va la prensa y que le pregunta su opinión al respecto y... ¡zas! Que les dice: "... Estoy contra la adopción gay. A mí me quedan dudas si un niño es más feliz en un orfanatorio o un hogar gay".

Chale. Todo mal

Primero, para que no queden dudas, el Diamante deberá ir a orfanatorios y a hogares con padres del mismo sexo, a ver quién se la pasa más feliz. O leer los reportes de la Unicef, que hay.

Agrega mi Diamante Negro: "...Dentro de un matrimonio gay, por más decente que sea la pareja, siempre se va a ver el contacto sexual que no es bueno que los niños vean, porque los confunde, a esa edad es muy peligroso." Y habla del bullying que los hijos de padres gays pueden sufrir.

El autor de los musicales Mentiras y Si nos dejan, José Manuel López Velarde, se le puso loco en Twitter y su respuesta más light fue: "Palazuelos tiene razón, hay gente que no debería tener hijos, porque podría imitar a sus papás. No estamos listos para otro Diamante Negro".

Con todo y todo, el asunto es claro. Soy hermano de una persona adoptada (mi hermana lo es) y el asunto es igual de sencillo o complicado que en cualquier otra relación de paternidad.

Hay padres heterosexuales que abandonan, violan, golpean, maleducan, roban, matan gente, tienen sexo frente a sus hijos o con sus hijos (sí, sucede), los dejan en malas manos, ignoran las señales de abusos de terceros, se drogan, se pelean. Y hay homosexuales que hacen lo mismo.

Pero hay quienes no. Hay homosexuales y heterosexuales que saben amar y educar a sus hijos. Lo de menos es dónde ellos se surtan la tiendita sexual. Además, hay muchísimas familias de padres y madres bisexuales cuyos hijos no lo saben.

En este caso, el currículum sexual no cuenta. El del amor y el respeto sí; saber darlos y recibirlos. Lo demás es basura, de uno y otro lado de la barda.

http://twitter.com/renefranco