Muy franco

'Omar Suárez'

Ahora que lo han detenido por supuesto fraude, es interesante decir que la trayectoria del productor de teatro Omar Suárez está definida por el vértigo.

Él mismo me comentó que alguna vez pensó hacer obras "culturales", pero pronto se dio cuenta que ahí no habría futuro. Así que decidió entrar al teatro comercial y modificar todos los parámetros conocidos, sobre todo en cuestión de sueldos y producciones fastuosas. En lo personal, jamás creí que alguien pudiera tener, noche a noche, a la Sonora Santanera en una obra, pero Suárez no solo lo logró: su Perfume de Gardenia se convirtió en un montaje aparentemente muy exitoso, con una gira larga y una estancia sólida en el Centro Teatral Manolo Fábregas.

Pero hace dos semanas, el director de Perfume de Gardenia, Benny Ibarra, demandó a Suárez por 940 mil pesos que supuestamente le debe desde que trabajó en esa obra. Y ayer otra demanda, esta vez por más de tres millones de pesos, provocó su arresto.

¿La obra en cuestión? Otra vez Perfume de Gardenia. El empresario Enrique Acevedo dice haberle prestado a Suárez mucho dinero y jamás haber recibido de regreso lo que se le prometió. Así que mientras todos veíamos el éxito a raudales, había personas que estaban sintiéndose tan mal que al final acabaron pidiendo su dinero por las vías legales.

Hay otras historias en las que el productor Suárez ha entrado en polémica. Por ejemplo, cuando anunció a William Levy para un show teatral erótico y al final el actor cubano jamás se presentó. Entonces, Suárez puso anuncios espectaculares por toda la ciudad y la obra, tras haber levantado mucho interés, fue cancelada al inicio de la gira.

Suárez pagaba muy buenos sueldos a elencos multitudinarios. Muchos pensaron que ese mercado era real, pero por los resultados ahora suponemos que no; que nunca hubo tanto éxito y que, al final, había deuda. O lo que ya sabíamos; que el teatro no es la gallina de los huevos de oro.