Muy franco

Kika no canta

Estamos hablando de uno de los mejores montajes de suspenso en años.

En la obra Extraños en un tren, Kika Édgar no emite un solo tono cantado con ese instrumento potente que Dios le dio. Kika actúa. Y me hace pensar que no la hemos apreciado lo suficiente.

En esta obra Kika es la típica gringa de buena familia, capaz de perdonarle todo al marido con tal de que no se vaya. Su frase cumbre es: “No te quiero porque seas bueno sino porque eres mío”. ¡Ay guey! Sí es cierto. Estos personajes son fascinantes. Capaces de soportar todo el mal, pero incapaces de soportar la soledad.

No es simple. Es un pequeño tour de force hacer creíble una mujer con esas entrañas. Kika Édgar lo hace, lo revienta. Le da la vuelta, y cuando sale a recibir los aplausos, la ovación debería crecer mucho más. Tal vez no pasa porque Kika no está suficientemente acreditada como “gran actriz”. No tiene esa fama de “teatrera intensa”. Pero logra lo que muchas jamás alcanzarán: la credibilidad de su personaje.

Hay que acreditar aquí al argentino Manuel González Gil, director de cabecera del productor Sergio Gabriel: con Kika, Carlos Ignacio, Plutarco Haza, Héctor Suárez Gomís y Silvia Mariscal, se luce. De cada uno toma lo mejor en su propio estilo y los lleva a grandes terrenos. Estamos hablando de uno de los mejores montajes del género de suspenso en años.

Por último... No es cierto que el teatro Wilberto Cantón no se llene. Ustedes pongan una buena obra, hagan que el público la quiera ver, y habrá, como hay, fila hasta para la dulcería. Sergio Gabriel tiene la onza de oro.

Serpientes

Para Aline Hernández. Esta vez seguir la huella de Gloria Trevi ha sido menos eficiente que nunca. De muy poco a nada y cada vez menos.

Escaleras

Para Steve Carell. Gran elección hacer la película Foxcatcher, que lo muestra como gran actor. ¿La película? Mediana, pero eso sí, nos recuerda que en la vida hay historias impresionantes de las que no sabríamos nada si no fuera por el cine.

http://twitter.com/renefranco