Muy franco

Camil

Recuerdo a Jaime Camil con su vaso de café en la Séptima Avenida y la calle 57 en Manhattan contándome: "Esperábamos un Broadway Angel, pero no llegó". Camil se refería a uno de esos inversionistas que aparecen de la nada y salvan una producción teatral entera.

Sobre la calle 42, en dirección al East River, un edificio entero mostraba en una de sus paredes Los reyes del mambo y ahí, estelares, los nombres de Esaí Morales y Jaime Camil. Era la primavera de 2005 y en los playbills de los teatros las tres primeras páginas eran un artículo acerca del estreno que nunca llegaría a ser.

Acompañé a Jaime Camil al departamento donde vivía y ahí me regaló una pulsera de plástico, estilo livestrong, en café y amarillo, con el nombre de la obra y la fecha de estreno. Me dijo: "Mandé a hacer trescientas".

En los mismos días, Eugenio Derbez estaba por estrenar Latinologues en Broadway. En México, todo mundo lo buscaba por una supuesta rivalidad entre él y Omar Chaparro acerca de la comedia de los eventos grandes como Mundiales y Juegos Olímpicos. Me lo encontré en una esquina de Manhattan mientras me comía un hot dog y le saqué la entrevista. Ahí me invitó a ver Latinologues, y si mal no recuerdo, ahí lo enteré del infortunio de The Mambo Kings. Poco después, Derbez invitó a Camil a Latinologues.

Es 2016. 11 años después. Jaime Camil tuiteó este semana un pequeño anuncio: estará haciendo al abogado Billy Flynn en el montaje de Chicago en Broadway. No es cosa pequeña. Es un enorme papel, codiciado por muchísimos actores estadunidenses. Camil, quien ahora es Jane The Virgin's Jaime Camil, estará en temporada del 31 de mayo al 3 de julio, para empezar.

Recuerdo aquel Jaime Camil de 2005, criticado por quienes decían que su padre rico le había comprado la carrera, intentando que los mexicanos le creyeran que es cantante. Y lo recuerdo también haciendo comedia musical en el intermedio (el Capitán Garfio, para Alejandro Gou). Y lo recuerdo decirme: "Ya habrá tiempo, brother". No oculto mi gusto; el tiempo ha llegado. Jaime Camil va a ser Billy Flynn en Broadway. Y que ladren los perros.