Muy franco

Hell… and Heaven

“... ni es cierto que las tocadas de rock ya nos las quieren quitar”

Hay que tener todos los amarres: de logística, operación, contratos… y políticos.

Hay que estar de acuerdo con la autoridad local, estatal y federal; con el gobernador y sus autoridades diversas. Hay que ver con sindicatos, transportistas, locatarios y juntas de vecinos. Todo amarrado. Ya después se anuncia el evento.

No les compro la versión a los organizadores del Festival Hell and Heaven de que esto es un asunto “político” o “de otras promotoras”. Eso es no asumir la responsabilidad de haber fallado con el 100 por ciento de los detalles —como sea que se arreglen— para cumplir con un público que les ha pagado hasta 3 mil pesos por un abono de dos días.

No son los años setenta ni los ochenta, ni es cierto que “las tocadas de rock ya nos las quieren quitar”. Porque si ese discurso arcaico fuera cierto, ¿por qué no le han quitado su festival electrónico a Pedro Moctezuma en el Centro Pegaso en el Estado de México? ¿Será acaso porque Moctezuma sí hizo los amarres correctos, gobiernos o no, Ocesas o no?

Existe otra posibilidad, y hay que considerarla: que la autoridad tenga razón, y que no estén dispuestos a echarse el boletazo del Festival Hell and Heaven, en las condiciones que planteó la promotora. Porque esto de que “ya solo va a poder tocar el hijo de Díaz Ordaz” es para viejitos y no para una industria con tanta oferta de rock como la de México.

Por cierto, hasta el cierre de esta columna, no había sede para el Hell & Heaven. Se supone que es el sábado.

Serpientes

Para los que hicieron la publicidad de El Piojo Herrera con un loro de la familia de los psitácidos. Vender loros de esos está muy prohibido y los cacharon. Menos mal que El Piojo no está en peligro de extinción.

Escaleras

Para Paty Navidad. No tiene un tumor mortal en el cerebro. Tiene un tumor de prolactina, hormonal, en la hipófisis; se está atendiendo con un método no invasivo y no corre peligro de muerte, ni de quedarse ciega. ¡Uf!