Muy franco

La Fifa, Cox y la verdad

El arresto de los directivos de la FIFA en plena convención del organismo en Suiza, y la declaración casi inmediata en el portal fifa.com diciendo que, “como parte afectada” cooperaron con las autoridades, ¿significa..?

¿Sabían que iban a arrestar a estos ejecutivos y aún así los citaron para la convención anual? Porque eso sería una redada calculada, y traición.

¿Mejora esto la imagen de Joseph Blatter de cara a una reñida reelección interna?

¿Qué pasó con las acusaciones de corrupción de los europeos de la FIFA, el amaño de partidos y el citatorio al que acudió Beckenbauer antes del Mundial de Brasil?

¿Tiene razón el virulento Maradona al acusar de todo esto a Joseph Blatter?

¿De verdad nada más los latinos “afectaron” a la FIFA?

Mientras esto sucedía, en la misma tarde, los encabezados hacían pasar al cantante Cox de “prácticamente asesino” a hombre libre por falta de pruebas. Por lo visto, a su novia Paola se le cayó un televisor en la cabeza y le provocó tal contusión que se desangró hasta morir. Dicen que era una tele vieja. Porque una de plasma no, no puede ser. Pero... ¿de qué altura se cayó la tele? ¿Qué velocidad llevaba para causar los daños que causó? ¿Cómo se cayó una televisión tan pesada? Si el caso hubiera ocurrido en Texas, dadas las circunstancias, el cantante no estaría libre y enfrentaría una posible pena de muerte; el proceso sería largo y muy publicitado. Aquí por lo visto ya terminó. A ver qué dice hoy Cox en su anunciada conferencia de prensa.

Somos espectadores. No estábamos en el cuarto donde se cayó la televisión mortal, ni tampoco somos ejecutivos de FIFA que sabían que la policía suiza iba a capturar a varios colegas y aún así los dejamos hacer su maleta, tomar el avión, hospedarse, recibir sus gafetes y sentarse como patos en un barril a que se los llevara la policía. Nada más hacemos las preguntas; esas que las autoridades tal vez se harán antes que el mundo dé otras tres vueltas y nos olvidemos de estos asuntos.

Por lo pronto, Cox está en los diarios, otra vez. Y Blatter y la FIFA... A esos sí no les creo nada. 

http://twitter.com/renefranco