Muy franco

"Early Moderatto"

Moderatto hizo sus propias canciones y lograron años de supervivencia.

Recife, Brasil. Eso me dijo Jay de la Cueva, ya fuera de su papel de Brian Amadeus, acerca del nuevo disco de Moderatto. Lo seguí interrogando, pero lo único que agregó fue: “A nadie le habíamos dicho que es Early Moderatto”.

¿Qué quiere decir eso? Fácil, en sus inicios, Moderatto era una banda que aseguraba haberse ido de México hace muchos años y haberse hecho famosa en el extranjero. Sus integrantes hablaban falso inglés y juraban haber regresado porque de aquí se llevaron los éxitos ochenteros de Daniela Romo y similares, que los hicieron famosos. Pero extrañaban México, y su detector de metal les había dicho que en casa ya estaban preparados para recibirlos.

Por eso Moderatto revivió canciones como “Muriendo lento”, de Timbiriche. Después llegó el límite: el disco Nos vemos en el invierno, donde trataron de hacer lo mismo, pero con villancicos navideños. Ahí se acabó la broma, pero comenzó la mejor parte: como son muy buenos músicos, los de Moderatto hicieron sus propias canciones y lograron así años de supervivencia.

Ahora andan de orates grabando por todo el mundo. Comenzaron en Nashville, Tennessee, con un ingeniero con el que “se les antojaba mucho trabajar”. Y siguieron aquí, en Brasil, donde instalaron un miniestudio en la biblioteca del barco MSC Divina. También grabaron algunas partes en el teatro del barco, el Pantheon Theatre (una anécdota siniestra: estaban grabando cuando cayó del barco el famoso hombre al agua del Mundial.)

Lo que viene es Early Moderatto. O sea, ya sabemos lo que viene.

Serpientes

Para Andreas Zanetti. Cero y van dos malas experiencias con la tv. Después de su salida de ESPN necesita alguien que sepa producir comedia. O jamás intentarlo de nuevo.

Escaleras

Para Montserrat Oliver. La oferta de la BBC y Discovery Channel la cotizan. A ver qué hace Televisa para retenerla. 

http://twitter.com/renefranco