Muy franco

Charlie las trae

Y con él, todos los heterosexuales de este mundo que pensaban que el virus del sida no le daba a los que andaban de vieja en vieja, güera en güera, fiesta en fiesta.

Charlie Sheen, el héroe de los machines, el "todas mías", tuvo que salir a confesar que parte de su reventón era un intento de suicidio, después que le dieron "el fallo positivo". Así que, finalmente, el VIH no es un asunto de jotitos. Resulta que la vieja práctica sexista y machista de brincar de guayabo en guayabo sin precaución también contagia. Y así, con la caída del Dios de los Hombres, Hombres, también se cierra un círculo que inició en 1980 cuando un periódico de circulación nacional publicó la aparición del virus con el nada sensible encabezado: "Crece el cáncer de los homosexuales".

Porque hasta ahora eso era, un asunto de putitos, sodomitas. Pero no, porque la biología y la carne de hombres y mujeres están hechas de la misma factura y aunque en menor medida el virus también se aloja en los flujos vaginales, no por eso es menos contagioso. El rapero Eazy-E y el actor Charlie Sheen han demostrado con hechos que una vida de promiscuidad heterosexual sin precaución es igual que una vida de promiscuidad homosexual sin precaución.

La promiscuidad es de quien la práctica. Las preferencias sexuales también. No son un asunto de todos. Pero el virus sí. Igualito que una siembra de mazorcas, si algunas están enfermas todas lo están. Todos los seres humanos estamos enfermos de VIH. Nadie es indiferente, aunque decidan coserse, engraparse y nunca utilizar sus genitales, siempre tendrán amigos, parientes, esposos, esposas, hijos o hijas expuestos al contagio. Así como en su tiempo Freddie Mercury y después Magic Johnson ayudaron a expresar la preocupación por el tema, igual hoy Charlie Sheen las trae, y con él la bandera de la prevención; mucho más útil que nunca en estos tiempos de adolescencias promiscuas y no tan bien informadas. Jóvenes que deben preocuparse no solo por el VIH, sino también por la hepatitis B, el VPH, la gonorrea, la sífilis y los herpes. En buena hora Charlie Sheen decidió hablar del tema y salir de ese clóset que nada tiene que ver con la homosexualidad.