Muy franco

"Cantinflas"

Es demasiada fama, demasiado rápido. Y enfrente tienen a su peor enemigo: ellos mismos.

Díganle adiós a Sebastián del Amo. El director de Cantinflas no va a poder conservar el enorme nivel de producción desplegado en esta película en México. Ni tenemos aquí lo que se requiere para conservarlo. Se lo van a llevar. Apuesto que a Hollywood.

Con elementos mínimos logra resultados máximos. Del Amo aprovecha las imágenes generadas por computadora, las locaciones y los estudios de filmación con una eficiencia poco usual. Así como sacó agua de las piedras con El fantástico mundo de Juan Orol, así aprovecha sus elementos en Cantinflas, con poco o nulo desperdicio. Parece tener una radiografía mental del efecto que busca al acomodar sus elementos, y así saca adelante un trabajo entre espinas, abrojos y obstáculos, del que cualquier otro se habría desbarrancado.

La película, formalmente, no tiene falla. Así de simple. Habrá quien quiera molestar a Bárbara Mori por hacer a Elizabeth Taylor, pero esas serán meras estupideces. Cantinflas es un trabajo monumental, improbable en este país, con una figura de la que todo mundo se siente dueño. El director se metió al nido de las víboras y salió intacto. Su elección del español Óscar Jaenada deja callado a cualquiera, así como el respeto a la esencia artística del personaje.

Tengo que aclarar algo. Cantinflas nunca me ha hecho reír. Su comedia me parece anodina. Pero no dejo de reconocer que a muchísimas personas les encanta. Así que ellos, la mayoría, harán de esta película el trancazo taquillero del 2014. Y los intelectualoides harán a Sebastián Del Amo una celebridad hipster-chic (hipstérica) de la cual, por su bien, el director debe escapar para buscar su siguiente gran proyecto. E insisto: los gringos no desperdician directores así para su industria.

Por último: tal vez porque Mario Moreno Ivanova es uno de los productores ejecutivos, vemos muy poco de la vida del hombre. Apenas una pequeña embarradita de sus luchas sindicales, su matrimonio y sus mujeres. ¿Pues dónde dejaron ese otro lado, el que interesa más? ¿Se lo guardaron para Cantinflas 2? Ay, chatos, ahí está el detalle.

http://twitter.com/renefranco