Muy franco

"Big brother" en tiempos de Twitter

"Big Brother" generará una inmensidad de contenidos para las redes sociales.

Big Brother tiene realidad; eso que tanto busca la gente hoy en las redes sociales. Se supone que en internet podemos ver a la gente como realmente es. Pero no es cierto. Cada persona sube ahí sus videos, pero se edita, se presenta como quiere ser vista. Se censura. Y más cuando son productos bien pensados. ¿O realmente creían ustedes que Werevertumorro, El Escorpión Dorado, Juanpa Zurita y Chumel Torres son esos que vemos en Vine y YouTube? No. Son personajes.

Pero Big Brother, cuando se hace bien, logra que los participantes derriben sus barreras emocionales y se muestren frente al mundo exactamente como son.

Hay quien dice que todo en la casa que inventó el holandés John de Mol es fabricado. Pero más bien es manipulado para provocar reacciones. Gestalt y conductismo son las armas que se usan dentro de la casa de BigBrother. Algunos se resisten y lo sufren, porque tienen que vivir 24 horas en personaje. Otros se quiebran y se arriesgan a ser vistos como lo que son, frente a una sociedad que aprovecha para verse en ese espejo. Y son precisamente los que se quiebran y revelan su verdad, quienes a la postre ganan el concurso; a los que la gente sí quiere.

Por lo mismo, Big Brother generará una inmensidad de contenidos perfectos para las redes sociales, con seres desvestidos de sus barreras y sus ataduras. Pequeños contenidos de 20 segundos a cinco minutos de duración pulularán por las redes ahora que regresen estos shows.

En México, el encargado de este metaproyecto es el productor Miguel Ángel Fox, quien ya lo anunció para septiembre. En Estados Unidos, Telemundo tendrá su propia versión, la primera en español para ese país en el que, por cierto, lleva 16 exitosas temporadas.

Viví en un Big Brother dos meses y medio, hace justo 10 años. Por ello les aseguro que es el formato ideal para los tiempos de Twitter. El tiempo, como siempre, dirá si la apuesta era correcta.

http://twitter.com/renefranco