Muy franco

"Amar, querer, y acampar"

Al musical "Amar y querer" en el Teatro Blanquita le sobró.

Llévense su sleeping bag. Porque al musical Amar y querer en el Teatro Blanquita le sobró, en su semana de estreno, por lo menos hora y media. Cuando me fui de la segunda función del sábado, a la una de la mañana, apenas estaban empezando a cantar los Amantes en concierto. Me reportan que acabó como a la 1:40. En pocas palabras, duró tres horas y media.

Le sobran 90 minutos, no como José Joel dijo, “media horita”. Cortarle es fácil. Hay canciones enteras que sobran, diálogos que no van a ninguna parte, una obertura larguísima y sin sentido, y popurrís de canciones a los que podrían quitarles mucha paja.

La anécdota, de tres parejas y sus infidelidades, aderezada con mensajes de junta pública de AA, es más pequeña y básica que la del musical Mentiras, así que no importaría traer un doctor de guión, con unas enormes tijeras, dispuesto a machetear pedazos enteros del espectáculo, sin piedad.

Ahora… El misterio. Al final, la gente pide y pide “otra” y “otra”. Yo creo que es por la presencia del Príncipe. Sin José José, este “musical de sangre azul” perdería mucho atractivo. Mientras este semidiós de los escenarios esté ahí, nos hable, nos regañe y nos cante un poco, estamos satisfechos. Será indispensable llevarlo a la gira.

La semana pasada tuvieron retrasos de más de una hora en empezar. Para este fin de semana ya anuncian nuevos horarios, pero presiento que aún así va a durar por lo menos tres horas, Por ello le insisto a los de la segunda función: llévense un ponche y un sarape, como en pastorela, porque a eso de la una de la mañana hace frío.

Serpientes

Para los del PRD, que ahora quieren postular a Alfonso Cuarón a un puesto de elección popular. ¿No les quedó claro en su festejo del Zócalo que el populismo ya no jala?

Escaleras

Para Diego y Gael, que juntaron su Canana Films con Participant Films en un fondo de 12 millones de dólares para hacer películas y series con temas latinoamericanos en EU. Es solo el principio.   

http://twitter.com/renefranco