Vivir como reina y gastar como plebeya

Tus vacaciones, libres de deudas peligrosas

Llegamos al puente Semana Santa-Pascua. ¡Agárrense con los gastos!

El gasto promedio de los mexicanos en las vacaciones es de 10 mil 400 pesos, según la Secretaría de Turismo.

Hay dos opciones: eres de los que planearon las vacaciones de marzo desde que hicieron su presupuesto anual y las tienen pagadas, o eres de los que al leer esto te das cuenta de que viene un periodo de descanso.

No importa en qué perfil caigas, hay formas de gastar de manera consciente. La meta es no perder el control del dinero y terminar endeudados por unas vacaciones mal planeadas.

1. No importa si tienes los gastos de transporte y hospedaje listos o estás empezando a planear, necesitas saber cuánto dinero puedes gastar.

Abre el fondo de las vacaciones y anota el dinero disponible.

Revisa tus estados de cuenta de tarjetas de crédito y entérate de cuánto podrías gastar pagando todo en los 30 días de financiamiento.

Anota tus fechas de corte para que firmes en las que te den más espacio para pagar.

Cuando tengas el monto exacto que puedes gastar y pagar haz un presupuesto y contempla cuánto puedes destinar a cada rubro: transporte, alimentos, visitas o gustos extra.

Tus deudas no pueden pasar de 30 por ciento de tus ingresos.

Contempla esta regla para no sufrir al regreso.

2. Si vas a pedir dinero para la vacación, existen los préstamos personales, aunque no sea lo más recomendable, asume el costo —el interés— desde el inicio. Ten muy claro cuánto vas a pagar al mes a tu regreso. Y no olvides la regla del 30 por ciento.

3. Busca opciones económicas. En temporada alta todo es más caro. Hay destinos más accesibles, como los de ecoturismo.

Otra opción es ir a un lugar cerca de donde vives por el día y regresar a tu casa a dormir.

También hay actividades culturales gratuitas. Consulta la página de la Secretaría de Cultura.

Igual ayuda organizarte con otras familias y compartir gastos.

4. Reserva y pide comprobantes. Todavía tienes días para planear. Siéntate con tu familia y establezcan qué quieren hacer. A estas actividades les destinas un monto en tu presupuesto. Pide una cotización y pregunta si hay descuento al pagar por adelantado.

No olvides solicitar comprobantes electrónicos.

5. No dispongas del ahorro destinado a tu casa para las vacaciones. Todos tenemos varios ahorros u objetivos al mismo tiempo, pero como decía mi abuela: no saques de un sobre para engordar otro.

Lo más probable es que no repongas lo que tomes de otra de tus metas, así que no lo arriesgues.

Una recomendación más antes de que corras a programar; según datos de Finx, consultora de planes de ahorro e inversión, "las vacaciones deben planearse con por lo menos tres meses de anticipación, cualquier plazo menos hará que las tarifas aumenten hasta 50 por ciento". Toma nota.


Twitter: @vivircomoreina