Vivir como reina y gastar como plebeya

El reto de un México de puros viejitos

El mundo está cada vez más viejo. Literalmente, cada día hay más canosos y menos jóvenes, incluso en México, país que se considera joven frente a otras economías desarrolladas.

Hoy 6 por ciento de los mexicanos tienen 65 o más años de edad. Para 2050 serán 20 por ciento. Dos de cada 10 mexicanos van a estar en etapa de retiro y otros ocho trabajando.

Hace unas semanas Richard Jackson, presidente del Global Aging Institute —Instituto Global del Envejecimiento, (GAI)— vino a México a presentar el resultado de un estudio sobre pensiones que le pidió la institución financiera Principal. El reto, el grave problema para los Estados en el mundo es "el futuro canoso".

En 2050, según el estudio "El envejecimiento global y la seguridad provisional en las economías emergentes" de GAI, estaremos en la situación en la que hoy están países desarrollados como Estados Unidos, Alemania o Japón.

Entre los retos que ya enfrentan estos países y de los cuales podemos aprender están: un aumento en la carga fiscal y el envejecimiento de la fuerza laboral, así como una reducción de tasas de ahorro e inversión. Porque claro, un país de viejitos implica que menos jóvenes se unen a la fuerza laboral y hay menos pagadores de impuestos, también implica que arriesgas menos tu dinero porque lo necesitas más, ahorras menos e inviertes mucho menos.

Pero hay un reto o realidad muy particular que nos afecta y quiero invitarlos a pensar en esto. Todas las familias mexicanas hoy tenemos un viejito que apoyamos económicamente. La cosa es que somos todavía varios hermanos, primos, o sobrinos los que aportamos y por lo tanto aportamos un monto manejable para apoyar a nuestro uno o dos viejitos en la familia.

Conforme se dé este cambio demográfico, inevitable, seremos más los viejitos que necesitemos ayuda y menos el número de hijos, primos o sobrinos que puedan aportar a nuestra vejez. Por lo tanto, seremos más carga para nuestros familiares. "Es la era de la responsabilidad personal", dijo Jackson, y sí. Los invito a pensar qué tanta carga queremos ser en el futuro para nuestros parientes y más allá de eso, a tratar de establecer una estrategia hoy para que mañana podamos vivir cómodamente, sin estirar mucho la mano para pedir apoyo.

Y si eres muy joven, bello y ves lejano tu retiro, quizá invertiría la problemática, voltea a ver a tus padres y preguntarles: ¿Cómo piensan ustedes enfrentar su retiro? El estudio de GAI, además de pintar este "futuro canoso" hace recomendaciones al sistema de pensiones en México, y no son novedades, pues lo hemos planteado, pero quizá si se suman recomendaciones se logre.


Twitter: @vivircomoreina