Vivir como reina y gastar como plebeya

“Le puse el cuerno con mi cuenta de banco”

¿Tu pareja sabe cuánto ganas o eres de los que esconde dinero y tiene su partida secreta?

La infidelidad financiera es común y no siempre mal vista. La mala noticia es que esta “puesta de cuerno” te aleja de tus metas financieras.

Según un estudio de la institución financiera estadunidense Fidelity, cuatro de cada 10 personas no supo cuánto ganaba su pareja, a pesar de haber dicho que tenían una excepcional comunicación financiera.

En México la costumbre es tener cuentas escondidas de la pareja, una suerte de seguro por si “ella gasta de más” o “él no me sale bueno”.

No importa si dices que ganas menos de lo que llega a tu cuenta de nómina, no cuentas sobre tus bonos o la herencia de la tía, estás poniendo un cuerno financiero.

Hablar de dinero con la pareja es importante por diversas razones: planeación a largo plazo, obtención de metas financieras, incluso evitar el divorcio.

El dinero es una de las razones favoritas para llamar al abogado. Una encuesta de PayPal dice que 60 por ciento de las parejas discute por dinero y que en México uno de cada 10 divorcios está relacionado con cuestiones financieras.

Abrirte con tu pareja y ser transparentes en lo financiero hará que todos se enfoquen en cumplir, más rápido, el objetivo que tengan.

El ahorro para la casa será más fácil si todos se alinean. Hay que dejar de esconder el dinero.

A mi amiga que tenía su cuenta “por si el marido le salía defectuoso” le fue mal cuando tuvo que explicar por qué ella podía comprar aparatosos regalos de cumpleaños a su hija, después de seis meses de malas ventas y pésimos ingresos en el negocio del marido.

“Es que ese dinero es para mis gustos y mis gastos”, me dijo. Tiene razón, todos nos merecemos un dinero discrecional para los gustos y lujos.

Pero esto no hace sentido cuando en la familia no alcanza para la renta, la colegiatura y la carne de res al mismo tiempo.

La partida secreta se vale, pero debes saber que tu pareja también la tiene y que esto no impide que juntos logren lo planeado o cooperen para salir de una racha de vacas flacas.

Una solución es establecer un porcentaje para la partida secreta y otro para los gastos y metas de la casa o familia.

De esta forma, si uno gana menos que otro no debe poner la misma cantidad, sino un porcentaje de su ingreso.

Lo mismo con los gustos; éstos serán acordes con un porcentaje del sueldo.

¿Tú eres financieramente infiel?, ¿cómo le haces?

http://twitter.com/vivircomoreina