Vivir como reina y gastar como plebeya

El peso en oro de los 'centennials'

Soy madre de dos niños de seis y dos años que pertenecen a la generación Z o centennials, porque nacieron después de 2000.

Esa generación tiene un foco en la educación. Van a querer ser bilingües o hasta trilingües. Van a querer un posgrado y una experiencia educativa en el extranjero. Ellos entienden que por cada año adicional de escuela su ingreso puede aumentar entre 9 y 10 por ciento, como señalan datos de la OCDE.

La cosa es que 50 por ciento de los centennials, según datos de Bumeran.com, dice que sus padres son quienes les ayudarán a lograr esas metas educativas.

Una carrera universitaria en México cuesta entre 930 mil y un millón de pesos, al mes son unos 170 mil pesos. Y cada año sube; en los últimos 10 la inflación educativa fue de 66 por ciento, según datos de la Canacope.

El contexto se pone más difícil, pues hoy siete de cada 10 alumnos dejan la escuela por falta de dinero, según datos de la AMIS. No nos alcanza a los padres para la escuela de nuestros hijos.

Según me platicó Mariana Ávalos, directora comercial y productos vida individual de Axa Seguros, que del 20 por ciento de los mexicanos que ahorra, solo la mitad lo hacemos para la educación de los hijos.

Para que mis hijos vayan a la universidad voy a necesitar por lo menos un millón de pesos para cada uno. ¿Tienes un ahorro para conseguir eso?

Ya no podemos posponer el tema de la educación y debemos ahorrar para ayudarlos a tener las credenciales que un mundo globalizado requerirá y las que desean lograr. Lo correcto sería iniciar el ahorro desde que nos embarazamos.

Las opciones: un seguro de vida con componente de ahorro o una inversión que hagas por tu cuenta en un fondo de inversión.

Pedí a Axa un ejercicio. Con su seguro Vida Académica y una suma asegurada de 300 mil pesos, más la meta educativa de 1.63 millones de pesos, por el ajuste de inflación, y con 10 años para ahorrar, un padre deberá pagar hoy 14 mil 309 pesos al mes. ¡Auch!

El esfuerzo que hagamos será de gran ayuda para que ellos lo complementen con becas, sus ahorros y trabajo. Digamos que nuestra meta será decirle que no inicia en ceros.

Twitter: @vivircomoreina